Retro: Paul Muni y Josef Schildkraut, la época dorada de Hollywood

Retro: Paul Muni y Josef Schildkraut, la época dorada de Hollywood

Meshilem Meyer Weisenfeund nació en 1895 en la ciudad de Lemberg, Galitzia que en aquella época pertenecía al imperio Austro Húngaro. 

Su familia emigró en el año 1902 a Estados Unidos de Norte-América y el joven Meyer se decidió a seguir la carrera de sus padres que eran actores en una compañía de teatro yiddish de la colonia azkenazy, por lo que a muy temprana edad se unió a ellos en la escena.

Su talento llamó la atención de Maurice Schwartz gran actor (y padre del actor Tony Curtis) quien lo llevó a Nueva York al Yiddish Art Theatre de su propiedad, iniciándole en una carrera de más de medio siglo de ininterrumpidos éxitos.

Fue recién a la edad de 29 años que empezó a actuar en idioma inglés haciéndose conocer por el gran público bajo el nombre de Paul Muni.

Era sobre todo un gran actor de carácter. Un verdadero mago y malabarista actoral, cuyas inolvidables personificaciones de los protagonistas de las películas La tragedia de Luis Pasteur (1935).

La vida de Emilio Zola (1937) y Juárez (1939) han mantenido su halo épico hasta hoy en día. Si bien obtuvo el premio al mejor actor por la película La tragedia de Luis Pasteur, creo oportuno demorarnos más en el film del año siguiente La vida de Emilio Zola tanto por el trasfondo histórico en el cual se desarrolla como por la llamativa coincidencia de la intervención y colaboración de destacados agonistas de origen europeo.

El novelista francés Emile Zola (1840/1902) a la par de ser el máximo representante del naturalismo literario siempre se destacó por su estilo polémico y combativo y fue su participación en el affaire Dreyfus que lo posicionó como líder político de las fuerzas republicanas y socialistas francesas. Alfred Dreyfus fue un capitán de carrera del ejército francés acusado injustamente de espionaje a favor de Alemania y condenado en 1895 a cadena perpetua en la isla del diablo por traición a la patria. Documentos secretos publicados posteriormente demostraron claramente la inocencia del capitán Dreyfus y finalmente luego de dos nuevos procesos judiciales de resonancia mundial Dreyfus fue primeramente indultado y luego rehabilitado y reincorporado nuevamente al ejército.

El caso Dreyfus (como se dio en llamar este affaire), una vez tomado estado público dividió profundamente a la sociedad francesa y produjo una grieta entre partidarios a favor y en contra que en mucho excedió el sino de los protagonistas.

Innegablemente fue factor distintivo en el movimiento a favor de Dreyfus la Carta abierta que publicó Emilio Zola en la primera página del diario L’Aurore el 13 de Enero de 1898 dirigida al presidente de la república en la que bajo el título de «J´Accuse» (yo acuso) sostuvo que el Gobierno y el ejército con el fin de desviar la atención pública de sus propios fracasos habían conspirado en conjunto para condenar a Dreyfus mediante la presentación de pruebas apócrifas.

A raíz de esta carta Zola tuvo que exiliarse en Inglaterra hasta tanto se demostrara definitivamente la inocencia del Alfred Dreyfus.

En la película que nos ocupa el papel de Alfred Dreyfus fue desempeñado por el actor Josef Childkraut hijo del no menos famoso actor Rudolf Schildkraut (famoso en todos los teatros de habla alemana por su interpretación de Shylok en la obra de William Shakespeare).

Josef Childkraut
Josef Childkraut

Por su actuación en esta película Josef Schildkraut (nacido en Viena, Austria en 1896) fue galardonado con el Oscar al mejor actor secundario.

Dirigida esta película por William Dieterle nacido en Ludwigshafen (1893, Alemania) tuvo como guionista a Geza Herczeg (1888 Budapest) y Heinz Herald (Posen 1890) y la música de este film fue compuesta por Max Steiner (alumno de Gustav Mahler) nacido en Viena en 1888 quien por esta película obtuvo el Oscar a la mejor orquestación musical.

De manufactura innegablemente centroeuropea el film La vida de Emilio Zola se inscribe en la tradición de los grandes directores teatrales de Alemania y Austria de entre guerras y constituye sin lugar a dudas un sentido homenaje a sus protagonistas históricos. Sin embargo.y seguramente para complacer los gustos sensibleros del gran público la película falsea en su final la verdad histórica de los hechos.

Termina atribuyendo la muerte de Emilio Zola en 1902 a una intoxicación accidental con monóxido de carbono la noche anterior a la rehabilitación oficial de Alfred Dreyfus, cuando en realidad ésta ocurrió recién el 15 de Julio de 1906 y no se trató de un accidente sino de un asesinato deliberado, cometido y confesado  en su lecho de muerte  por un pizarrrero  antidreyfusiano que tapó adrede la chimenéa de la vivienda de Emilio Zola. (Citado por el historiador Philipp Bloom en su obra The Vertigo Years, Europa 1900/1914).

Emile Zola

[ABTM id=9822]

(Visited 80 times, 1 visits today)

Revista OZ

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Literatura Siglo XXI x

A %d blogueros les gusta esto: