Vivir mejor: Un nuevo paradigma en medicina

en

La medicina integrativa, el nuevo paradigma, viene imponiéndose desde hace tiempo. La consciencia ha cambiado provocando modificaciones en el modo de abordar la salud.

En la actualidad estamos siendo testigos de un cambio en el modo y proceder de los médicos. Que han pasado de un modelo cientificista puramente biológico a una concepción más acabada del ser humano, entendiéndolo hoy como un ser integrado por cuerpo, mente y espíritu. La medicina moderna hoy acepta el origen emocional de muchas enfermedades. Y esto se va enriqueciendo con las nuevas miradas que van surgiendo, ahora entendemos que estamos inmersos en un ambiente determinado, en una familia y una sociedad determinadas y tenemos ciertos hábitos alimenticios y de comportamiento que también afectan nuestra salud. Esto es lo que tiene en cuenta el nuevo paradigma, la “medicina integrativa”.

Desde hace muchos años, científicos de muchos ámbitos, dan cuenta y asientan las bases que dan soporte a esta práctica más abarcativa. La biología moderna nos ha demostrado que el cerebro celular es la membrana y no el núcleo como se creía; esto es importante ya que explica cómo es que el medio ambiente nos afecta (recibimos un mensaje de cómo está afuera y preparamos una respuesta acorde). La física ha demostrado cómo la estructura molecular del agua cambia de disposición según el tipo de pensamiento y vibración a la que es expuesta. Recordemos que estamos hechos por un 75% de agua. La epigenética nos explica cómo es que los genes pueden o no activarse de acuerdo a los mensajes que reciben, por lo que no son determinantes como se creía.

Todos esto y muchos avances más nos han ayudado a comprender a qué se debe que las respuestas a los tratamientos mejoran considerablemente y hay más posibilidad de curación cuando se aborda a la persona como un todo. No podemos atender únicamente al cuerpo enfermo ya que éste está siendo afectado por el modo en que estamos pensando (mente), sintiendo (alma – espíritu), alimentándonos, descansando, durmiendo, trabajando, vinculándonos con quienes nos rodean, etc. No somos entes aislados, por lo tanto todos nuestros aspectos son importantes.

Entonces, quienes practicamos la medicina integrativa estaremos atentos a todos estos aspectos. Desarrollaremos estrategias conforme a cada paciente en particular, debemos considerar cada aspecto, por lo que para diez pacientes con la “misma” enfermedad o dolencia, van a existir 10 tratamientos diferentes. Esto en función a los detalles y la historia que cada paciente trae. Es una medicina personalizada, una medicina para cada paciente.

En conclusión, este nuevo paradigma nos está llevando a un mejor entendimiento, a un mejor abordaje y mejores resultados en lo que respecta a la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al estado de salud como “el estado de completo bienestar, físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedades”. Esto se acerca mucho al nuevo paradigma. Y hacia allí es hacia donde nos dirigimos.

Con lo antedicho es lógico pensar que las herramientas con las que trabaja un médico que hace medicina integrativa, exceden las ya conocidas prácticas alopáticas. Agrega muchas otras herramientas para trabajar con los diversos aspectos; ya sea ajustar la alimentación, incentivar a la práctica meditativa y de ejercicios como yoga y chi kung, manejo de la energía con técnicas de medicina tradicional china, entre otras, utilización de herboristería, y también técnicas para el trabajo con la mente- alma como técnicas de psicoterapia clásica o transpersonal. Todo con el objetivo único y fundamental de ayudar al hombre a sanar.   

Revista OZ

Dra. Bistrich Bibiana J.  MN: 111.152. Es colaboradora de Revista OZ. Especialista en Emergentología, Medicina Interna, y  Medicina Tradicional China. Terapeuta de Vidas Pasadas. Coordinadora de Espacio Consciencia. Miembro fundador de la AATVP.

(Visited 26 times, 1 visits today)

Deja un comentario