Diversidad: Batwoman, la superheroína lesbiana

Diversidad: Batwoman, la superheroína lesbiana

La serie Batwoman es la primera serie protagonizada por una superheroína super (abiertamente) lesbiana. Está interpretada por la sensual actriz y DJ torta Ruby Rose, y la productora también es un ícono lésbico de la industria: Caroline Dries.

La serie narra las luchas cuerpo a cuerpo de la superheroína de DC, mientras tiene citas con chicas intentando olvidar un gran amor. Un personaje que nació en los años cincuenta para ser la novia de Batman y se convirtió en un ícono LGBTIQ.

«¿Cómo se supone que voy a despertar cada mañana y ocultar quién soy?», se pregunta desorientada Kate Kane, ahora convertida en la superheroína de Ciudad Gótica: Batwoman.

Interpretada por la belleza adictiva de Ruby Rose, el personaje de la serie de TV abandona su entrenamiento de supervivencia en el que se refugió muy lejos por cinco años y regresa a su ciudad para salvar a su ex novia, Sophie. El gran amor de su vida que fue su cómplice y aliada durante tres años en la academia militar, hasta que traicionó a Kate por cobardía. ¿Cuán impune puede ser el miedo a la hora de lastimar? Cuando el instructor descubre su relación lésbica amenaza con expulsarlas de la academia a una semana de graduarse si no firman un documento donde nieguen su homosexualidad.

El temor a que se termine su carrera es más grande que el pacto que hace con Kate para no ocultar su amor, y quiénes son. «Don´t ask, don´t tell» (DADT) es la expresión conocida popularmente acerca de la política sobre homosexualidad de las fuerzas armadas en USA, empleada desde 1993 hasta 2010 cuando fue derogada por Barack Obama. Una Ley que prohibía a cualquier soldado ser gay durante el ejército. Kate eligió la honestidad consigo misma y fue echada del ejército, pero esa decisión es apenas un detalle al lado de la inmensa soledad que sintió cuando Sophie firmó un papel que aseguraba que era 100% hétero. Aquel dolor que arrastra como una mochila de acero, la ruda Kate, con su mirada seca pero no por eso menos hipnótica, es la excusa que necesita para encontrar su propia misión: ser la vigilante y justiciera de una ciudad paralizada por tantos crímenes.

Campera de cuero motoquera de día, traje negro bien ajustado en el culo por las noches. Kate Kane es la prima de Batman, conexión que le hará más sencillo encontrar el camino para confeccionar su uniforme, insignia y armas de defensa. Un batitraje oscuro hecho de un material resistente a puñaladas y balas, flameando una capa más fuerte que el acero con nanotubos de Carbono. Murciélago en el pecho color rojo, haciendo juego con la peluca que oculta su cabello corte garcon. Una pieza que hizo nada más y nada menos que Colleen Atwood, la diseñadora y vestuarista de Tim Burton que construyó en los años 90 el traje gótico del Joven manos de tijeras y que trasvistió a Johnny Depp en Ed Wood. Ganadora del premio Oscar por su inconfundible corte en Chicago, Memorias de una Geisha, Alicia en el País de las Maravillas y Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

Series de superhéroes abundan en el cable y las plataformas de streaming, pero Batwoman es la primera superheroína protagonista abiertamente lesbiana. Estrenada en Estados Unidos el 6 de octubre de 2019. Producida por una showrunner torta, Caroline Cries, encargada en el pasado de The Vampire Diaries y Smalville. Y con una actriz y DJ, Ruby Rose, que se presentó en la industria orgullosa de ser torta e identificarse como género fluido.

Cuatro años antes, la chica de pelo corto y sesenta tatuajes en su piel se volvió fantasía lésbica cuando, bajo la piel de Stella Cardin, se convirtió en la amante de Piper. Durante nueve episodios de Orange is the New Black Ruby Rose, con su jopo peinado para el costado, desfiló en tetas por el baño de la cárcel de Litchfield, subiendo la temperatura adentro y afuera de la prisión federal de mujeres. Pero cuando en 2018 se anunció que ahora se pondría el traje de Batwoman la polémica no tardó en estallar: desde el colectivo llegaron quejas afirmando que Ruby Rose no era lo «suficientemente lesbiana» para interpretar a semejante ícono torta. Mientras que el público femenino heterosexual expresó su descontento por el pánico a volverse gay, perturbadas al sentirse seducidas por los ojos claros de la actriz australiana de treinta y tres años. La serie ni siquiera había comenzado y el escándalo ya estaba en la puertas del clóset.

Revista OZ

Revista OZ es un magazine digital de información social, cultural, y de interés general. Tenemos un espíritu transformador sin fronteras. Email: contacto@revistaoz.com

(Visited 21 times, 1 visits today)

Revista OZ

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Read also x

A %d blogueros les gusta esto: