“El Negro” Fontanarrosa: más allá del humorista gráfico

en

Rosario no sólo es cuna de la Bandera, también es cuna de un gran humorista gráfico y escritor: Roberto “El Negro” Fontanarrosa. Lo vio nacer el 26 de noviembre de 1944, crecer y convertirse en un importante referente de Argentina.

“El Negro” era un apasionado del fútbol, en especial de Rosario Central. Poseía una gran sensibilidad y un gran poder de captación de la cotidianeidad y la realidad del país y del lenguaje coloquial; cualidades que manejó con maestría.

Su camino en el humor gráfico

“El Negro” desde pequeño leía historietas y dibujaba. Años después comenzó a copiar los dibujos de las revistas de historietas e inició el curso de los “12 Famosos Artistas” que la Escuela Panamericana de Arte dictaba por correspondencia. En 1962 viajó a Buenos Aires para buscar trabajo en la Editorial Columba y como no lo consiguió, volvió a Rosario. Otra vez en su ciudad, comenzó a trabajar en la agencia de publicidad de Roberto Reyna y en 1968 publicó su primer chiste en la revista rosarina Boom.

En 1971 nació uno de sus entrañables personajes, Boogie “El aceitoso” como una parodia del agente secreto James Bond, de la cual se publican algunos capítulos en la revista Tinta. Boggie era un mercenario, un asesino a sueldo, sumamente insensible y racista. Este personaje llegó en 1972 a la revista Hortensia, en 1974 tuvo su primer libro, y en 1980 apareció en la revista SuperHumor.

En 1972 nació un personaje inolvidable: Inodoro Pereyra “El Renegau”, un gaucho solitario de la pampa argentina, de mal genio y mucha picardía criolla. Este personaje reflexiona sobre la vida acompañado de su perro Mendieta, un perro de raza desconocida que acompaña a su amo en sus andanzas, compartiendo con él razonamientos. Inodoro recibe a muchos extraños en su rancho, a los que aconseja de manera peculiar, y suele filosofar mate en mano. Este personaje pasó por el diario Clarín, la revista Mengano, la revista Siete Días y la revista dominical Viva. Además, en 1998 para festejar los 20 años del nacimiento del personaje se realizó una recopilación de todos los libros de Inodoro Pereyra y fue adaptado en varias oportunidades al teatro.

A fines de 1972 aparece también Satiricón, donde el humorista publicó unas historietas basadas en cuentos de Borges, en películas o en best-sellers famosos. En 1973 se publicó ¿Quién es Fontanarrosa?, su primer libro recopilatorio de humor gráfico por Ediciones de la Flor. A partir de entonces, comenzaron a aparecer tomos humorísticos suyos sobre varios temas: fútbol, sexo, política, etc. También empezó a participar de la contratapa de Clarín con un chiste diario, actividad que realizará hasta su fallecimiento.

En 1984 se sumó a la revista Fierro donde colaboró con el personaje Sperman, un superhéroe de aventuras ligadas al sexo; y con la serie Semblanzas deportivas, compuesta de extrañas crónicas del deporte. Estas dos historietas también tendrán su recopilación en libro.

Más allá del humorista gráfico

“El Negro” no sólo fue un gran humorista gráfico, también fue un gran escritor. En sus cuentos y novelas no faltaba el fútbol, la argentinidad, la amistad, y el bar El Cairo de Rosario era un escenario recurrente. En el año 1973 apareció su primer libro de cuentos Fontanarrosa se la cuenta, reeditado con el título Los trenes matan a los autos. A este le siguieron varias compilaciones de relatos: El mundo ha vivido equivocado (1983), No sé si he sido claro (1985), El mayor de mis defectos (1990), La mesa de los galanes (1995), Puro fútbol (2000), El rey de la milonga (2005), y Negar todo (aparece post mortem en 2013), entre otros.  Entre sus novelas se encuentran: Best Seller (1981), su secuela El área 18 (1982) y La gansada (1985).

Ilustracion Luis Carlos Cifuentes - Revista Soho
Ilustracion Luis Carlos Cifuentes – Revista Soho
Sus últimos años

En 2003 le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad degenerativa que fue debilitando su capacidad motriz.

El 20 de noviembre de 2004 participó del III Congreso de la Lengua Española que se desarrolló en su ciudad, Rosario. Ese día dio la charla titulada «Sobre las malas palabras». Brindó su particular mirada sobre las malas palabras serio pero con el humor que lo caracterizaba, haciendo reír a todos los presentes. Esta exposición es recordada y citada hasta hoy en día.

En 2007 anunció en la revista Viva que dejaría de dibujar sus historietas, debido a que había perdido el completo control de su mano derecha a causa de la enfermedad. Escribía los guiones de sus historietas y el humorista gráfico Crist se encargó de ilustrar sus chistes sueltos, mientras que Oscar Salas hacía lo mismo con Inodoro Pereyra. ¨El Negro” se fue muy pronto, a los 62 años, víctima de un paro cardiorrespiratorio oy en eldía de su nacimiento lo recordamos.

Revista OZ

Camila Breccia es colaboradora de Revista OZ. Profesora de Lengua y Literatura, escribe bajo el seudónimo Juana. Es de San José de la Esquina, provincia de Santa Fe.

Deja un comentario