El mal de sagas: Globalización de la industria cinematográfica

Algunas personas prefieren que les muestren un problema, el cómo se resuelve, más el final y listo: salir del cine, tomar un bondi o el auto e ir a casa, donde también verán esas películas. Pero eso parece cosa del pasado, últimamente en este período del cine la mayoría son sagas, donde hay esas historias que parecen que terminan, pero no, ya están planeando estrenar otra el año que viene.

Muchos dicen que la saga Star Wars destruyó el cine, obviamente otros dicen que le alargó la vida, pero si hay que reconocer algo. Le trae más dinero a la industria cinematográfica. Así de simple. Con esto surge el merchandising, esos muñequitos coleccionables que ayudan al lanzamiento comercial de los films.

Star Wars
Star Wars Imagen by sitio oficial

Muchos pueden hacer películas para dar un mensaje, para transmitir algo que con palabras o pinturas no alcanzan, además de entretener. Pero también existen películas que sólo entretienen y no tienen profundidad más que mantenerte sentado en el asiento sin que te muevas y pidas más y más.

Es como si los productores de las empresas cinematográficas dijeran “A ver, vamos con este mundo, pongámosle onda pero no tanta, porque si a la gente le gusta, en la segunda ponemos toda la carne al asador” si es que el asado fuera costumbre allá en Hollywood. Todo para abaratar costos de producción, planificar fechas de lanzamiento y así ver que atrae al público y que no.

rápido y furioso
Rápido y Furioso

Uno de los ejemplos como saga podría ser “Rápido y Furioso”, que empezó con aquel film del 2009, donde se tomaban más seriamente temas como la confianza y el engaño, pero ya va por la película número 8, yendo progresivamente a volar por los aires, explotar cosas más gigantes, a subir la adrenalina tanto que no le importa mucho el que van a contar, sino el cómo. Y a veces no hay mucha sagacidad en estas sagas.

Todo esto porque está más enfocada a la acción, que ya venía desde antes como con “Indiana Jones”, o las “007” que cada película era distinta, con los mismos personajes.

Otra saga la cual podemos ver ese trayecto, pero usándolo mucho mejor porque se dirigió al público joven, y fue una de las primeras en engancharnos tanto con los personajes que esperaban con ansiedad la próxima película. Hablo de “Harry Potter”. Que desde su estreno con “…La Piedra Filosofal”, en 2001, sólo pasó un año hasta la segunda parte con “…La Cámara Secreta” porque sabían que les iba a ir bien.

Harry Potter
Harry Potter by Wikia

¿Por qué? Porque se basaban en otro mundo de sagas, en el mundo literario. De allí vinieron muchas sagas que tenían el éxito seguro, como “El Señor de los Anillos”, basado en el best seller de Tolkien, o algo más actual como “Los Juegos del Hambre” o “Crepúsculo”. Estas últimas destinadas claramente a un público, que es el que va más al cine.

Así se siguen realizando películas y mundos cinematográficos. Con aquel film de “Iron Man” (2008)  que le ponía algo de humanidad a un hombre con superpoderes, y su escena “post-créditos”, todo empezó. El mundo se alargó y hoy en día hay una “Avengers: Infinity War” (2018) que muchos esperan. ¿Y para calmar la ansiedad? Te traen otras películas de otros superhéroes y así el negocio se agranda.

el hombre araña
Spiderman

Como olvidarse de Spiderman, infinitamente adaptado. Primero allá por 2002 con Tobey Maguire, luego con Andrew Garfield en 2012, y ahora con Tom Holland. Todas con una o más películas. Y éste último se une al universo Marvel, el cual se expande en cada momento. Porque son fáciles de ver, y atraen a muchos jóvenes que ya venían leyendo los comics de los cuales se basan estas películas. No dejemos de lado al rival de Marvel, DC-Comics, que en Noviembre de este año intentará realizar esto con “Justice League” (2017)

Justice League
Justice League
¿Qué busca la gente en el cine?

Pero no sólo a los jóvenes atraen por ser comics, o series televisivas, sino a más gente que se dirige a los cines porque conoce a los actores (ese Star System Hollywoodense desde sus comienzos de vida). ¿O acaso no es eso lo que busca la gente en el cine?

Esperen… ¿la gente busca?…también se podría decir que la gente va a ver lo que hay, lo que nos presentan en un bandeja rectangular con imágenes hermosas, asientos cómodos y audio excepcional. Seguramente aprecien una gran película que te hace pensar un poco si sólo hubiera eso.

Netflix: nueva maneras de mirar películas y series

Quizá se perdió la práctica de buscarle sentido a películas con esto de la globalización del arte, de las series que están en todas partes: ¨House of card¨, ¨Lost¨, ¨Friends¨, ¨The Walking Dead¨, etc . Esa necesidad de ver cada capítulo apenas se estrena porque si no quedas afuera de aquel mundo que compartís con otros. Y esa comodidad que nos otorgan, por ejemplo Netflix, con poder ver cualquier contenido a cualquier hora, más si son temporadas de series completas, que las podes ver en sólo 1 día, porque no aguantas ese “Cliffhanger”, esa sensación de estar colgado en un acantilado como Sylvester Stallone en la película “Máximo Riesgo” (1993) que te dejan los capítulos.

House of carse
House of cards

Ahora los films también tienen eso, aquellas escenas post créditos que ahora hay hasta 3 o más en una película, prediciendo o dejándonos con mucha más ganas de ver el siguiente film de ese mundo en el cual nos adentramos.

Estos productos audiovisuales son grandes fuentes de ingresos, que otorgan diversión sin arriesgarse tanto. Es como si tuvieran tanto miedo de estar colgados en un acantilado, al generar una película original nunca vista, que prefieren ir a lo seguro y dejar esa sensación de angustia a los espectadores que aguardan la siguiente película o el siguiente capítulo.

Obviamente hay excepciones, ya que esta nota podría seguir desarrollándose, luego de tomarme un colectivo e ir a mi casa, pero no me quiero arriesgar a aburrirlos.

Revista OZ

Federico Bazán es colaborador en Revista OZ. Estudia la Lic. en Artes Audiovisuales y la Lic. en Artes de la escritura en la UNA. Además, escribe para su blog Mente y Corazón.

Deja un comentario