Crítica de la película QTH: Una nueva mirada sobre Malvinas

Crítica de la película QTH: Una nueva mirada sobre Malvinas

Llega a los cines argentinos una nueva película sobre la Guerra de las Malvinas. Pero en este caso contada desde otro lugar geográfico. Me refiero al Canal de Beagle, Tierra del Fuego. No apunta al Conflicto del Beagle entre Argentina y Chile, sino más bien a un grupo de militares compuesto por un suboficial, un cabo y dos marinos que tienen el trabajo de custodiar y vigilar la entrada estratégica del Canal.

En está película escrita y dirigida por Alex Tossenberger (“Desbordar” -2010; “Gigantes de Valdes”-2008), ya desde el comienzo la cámara acompaña a una camioneta que recorre los aislados caminos del bello paisaje del sur argentino. Dentro de este vehículo están los dos marinos, Ramón Tejeira de Tucumán, y Pablo de Capital Federal, que llegan al puesto al cual deben proteger. Ambos personajes son interpretados por Gonzalo López Jatib y Juan Manuel Barrera, respectivamente.

Los cuatro ahí, en el puesto del Canal de Beagle, no saben dónde están parados, no saben qué pasa allá afuera, no tienen idea de cómo están sus demás compañeros en las Malvinas. Los protagonistas, los marinos jóvenes, sólo son niños que no saben que pasa alrededor suyo y el drama se basa en torno a la imposibilidad de uno de los marinos de comunicarse con sus padres para decirle que está bien.

Una de las actuaciones a destacar es la del Suboficial, interpretado por Osqui Guzmán, que a pesar de ser el clásico jefe provocador que repite varios latiguillos y maltratos como decirles maricas, o que hagan flexiones aporta su locura gesticular que viene de su larga trayectoria en el teatro,  la cual le cae bien al personaje trastornado que realiza.

Nosotros (y ellos) sólo sabemos lo que pasa en el exterior mediante una radio, al igual que quienes vivieron la Guerra, que se informaban de la misma manera.  El uso de la radio no es tan bien utilizado a nivel emocional, salvo cuando se escucha sobre el hundimiento del Crucero General Belgrano, donde ahí aparece el Cabo, con una gran actuación del ex “Okupas”, Jorge Sesán, que es el personaje más misterioso y quizá interesante, pero que no es para nada explotado. Además los jóvenes marinos, que solo quieren ver a sus padres o están ahí porque les ordenaron,  hacen su trabajo con la radio: preguntar el QTH (Uno de los códigos de señales usado en las radiocomunicaciones) a las embarcaciones que pasan por ahí. Es como si no supieran cuál es su QTH (Su posición geográfica o ubicación). Hay sensaciones de conflictos más que un conflicto en sí.

Si comparo “QTH” con otras películas de “gente que se queda en un lugar aislado” como “Náufrago” (Cast Away-2000), o “El Señor de las Moscas” (Lord Of The Flies-1990) o «Dunkerque» de Christopher Nolan, no sería justo porque este film se enfoca en otra cosa.

Esta película nos permite adentrarnos en este lugar rutinario, aburrido, con un paisaje hermoso. Que el guión, bastante explicativo a veces, más aún en los diálogos, también deja a nuestra imaginación ciertas situaciones conflictivas que no florecen. Tristemente hacia el final suceden las cosas que pensé que pasarían mucho antes, y así podrían desarrollar más la trama.

Esa es la sensación que te puede dejar, no saber dónde estar parado, no saber tu QTH. No saber dónde pertenecemos. Pero te deja una respuesta. El lugar donde pertenecemos…es con ellos.

DURACIÓN: 1 hora 36 minutos

[ABTM id=892]

 

(Visited 164 times, 1 visits today)

Revista OZ

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Literatura Siglo XXI x

A %d blogueros les gusta esto: