El club de los melómanos: Introducción al mundo de Luciano Pavarotti

en

Usted como nosotros vive aturdido y confundido tratando de procurarse paz. Usted sabe lo que le gusta, usted tiene su propia definición de música.

Usted respeta todo pero disfruta sólo algunas cosas. Esas… las encontrará acá. Creamos este espacio para darle un tiempo de calma y placer, eso que la buena música nos aporta: el jazz, la lírica, el bel canto y todo lo que tiene calidad.

Hace años el talentoso Hugo Guerrero Marthineitz nos proponía una cercanía musical: El club de los discómanos, que nos seducía. De su mano orientadora fuimos construyendo una nueva mirada. Si,  todavía existimos. Nos dicen melómanos. Venga súmese, relájese y disfrute de este espacio.

¡Bienvenido al club!

Introducción al mundo de Luciano Pavarotti (Parte 1)

Módena es una deliciosa ciudad en el norte de Italia con sinuosos ríos afluentes del Po. Es famosa por la industria automotriz. Allí están Lamborghini, Maserati, Ferrari. Excelentes máquinas.Hoy hablaremos de esa genial máquina de cantar: Luciano Pavarotti, que en esa Módena llegó al mundo en 1935, hijo de Fernando un panadero con vocación de tenor que influyó notablemente en Luciano. Juntos escuchaban las grabaciones de Beniamino Gigli,  Giovanni Martinelli, Tito Schipa y Enrico Caruso. Le gustaba  mucho el futbol y era arquero, estudió para maestro y lo fue durante dos años, pero prevaleció el gusto por la música. Comenzó en los coros de la ciudad de Módena y luego fue  descubierto (su talento) y actúo en el rol de Rodolfo en La Boheme de Puccini.

Debut de Luicano Pavarotti Rodolfo en La Boheme de Puccini

La consagración absoluta llegó con Tonio, de la ópera La hija del regimiento, de Gaetano Donizetti, junto a la soprano australiana Joan Sutherland, con su difícil aria de nueve notas do de pecho que le hizo merecedor de la portada del The New York Times

En Tonio la hija del regimiento
En Tonio la hija del regimiento

Con el equipo que integró con Joan Sutherland y la mezzosoprano Marilyn Horne dará a luz las grabaciones que lo muestran en su mejor momento vocal, en especial Lucia di LammermoorLa fille du régimentLa TraviataIlTrovatoreRigolettoL’elisird’amoreI PuritaniLa sonnambulaMariaStuardaBeatrice di Tenda y Turandot (dirigido por Zubin Mehta) donde se le oye por primera vez cantar Nessundorma, aria (es una pieza musical creada para ser cantada por una voz solista sin coro, habitualmente con acompañamiento orquestal y como parte de una ópera o de una zarzuela) que popularizaría inmensamente.

Revista OZ

Eduardo Agustín Gil es colaborador de Revista OZ, escribe la columna ¨El dulce encanto de la memoria¨. Profesor de Historia, Lic. en Educación de UNSAM, Master en Museología en España, escritor de obras de teatro, cine, cuentos y novelas.

Deja un comentario