Teatro a la carta: Dos bombones

en

Teatro Bombón surge en el 2014, se trata de un festival de obras cortas, de 30 minutos de duración, realizado en LA CASONA ILUMINADA, inspirado también en el estilo art noveau de la misma. Monina Bonelli y Cristian Scotton, productores y curadores, dieron lugar a sesenta obras que fueron muy vistas y recibieron distintos premios. La idea consiste en que el espectador seleccione las obras que quiere ver dentro de las seis que se dan en simultáneo, como si eligiera un bombón.

Esta décima edición es una retrospectiva, se vuelven a poner en cartel algunas obras en Milión, otra casona de estilo similar ubicada en el barrio de Recoleta. Desde el 8 de abril hasta el 24 de junio, los esperamos los domingos de 18 a 21 hs. para degustar estos deliciosos bombones teatrales.

Primer bombón: Mis tres hermanas

Esta obra de Chejov es un clásico, como todo clásico aborda cuestiones universales, tanto más da si la historia transcurre en un pueblito de Rusia, en una gran ciudad o un paraje de la Patagonia Argentina. La trama focaliza en tres mujeres unidas por una historia familiar que las interpela, hace que se cuestionen el presente.“Hay que vivir” dicen las hermanas, no hay otra opción. El tema es cómo viven, qué pasa con el deseo y qué lugar tiene el sufrimiento. Se plantean dejar el pasado atrás, empezar de nuevo. Las tres comparten frustraciones pero también son portadoras de una voluntad que las impulsa a seguir adelante.

Las actuaciones son transparentes, logran expresar con fuerza lo que dice el texto. Por otro lado, la puesta es sencilla y potente, cuenta con una escenografía escasa: un sillón de cuero, un espejo, un maletín y una ventana. La obra sucede en el living, lo cual crea una atmósfera de intimidad en la cual el espectador es un invitado en la casa de estas hermanas. La característica particular del espacio, así como la familiaridad de cualquier persona con los tópicos que trata el texto de Chejov, hacen que se respire el drama por unos minutos.

Concepción: Marcelo Savignone
Actúan: Marcedes Carbonella, Merceditas Elordi, Marta Rial
Vestuario: Mercedes Colombo
Asistencia general: Andrea Guerrieri, Belén Santos
Dirección: Marcelo Savignone

Mis tres hermanas
Mis tres hermanas en Teatro el bombón
Segundo bombón: Sangre gringa

Muchos tópicos se conjugan en esta obra, sin lugar a dudas el que tiene mayor peso es el panorama de la Argentina a mediados del siglo XX. El amo y el esclavo, el colonizador y el colonizado, esa es la dialéctica que se pone en juego entre los dos personajes que protagonizan la obra.

¿Qué se puede esperar una sociedad compuesta en gran número por personas de “sangre gringa”? Si bien lo que se muestra es una situación del ámbito privado bien puede extrapolarse a lo público. ¿Por qué el francés dice que no entiende bien el castellano, cuando sí lo entiende? ¿Por qué el joven sirviente debe soportar ciertas humillaciones? ¿Por ser pobre? El sirviente se revela, entendió que su condición humilde es solo una condición, que puede dejar de ser esclavo tomando conciencia de que el amo necesita un esclavo. Se invierten los roles. Aparece el arma. Es interesante ver como dos hombres semidesnudos hablan sobre diferentes valores, como la educación, la belleza o la injusticia. Se trata de un juego de poder entre el colonizador y el colonizado, una puja de valores entre dos mundos diferentes.

La obra transcurre en el living, una silla, un libro y un espejo es todo lo que hay de escenografía. El estilo de la sala ayuda a situarnos históricamente, por otro lado, las actuaciones tienen un lugar muy importante y funcionan a la perfección.

Dramaturgia y dirección: Alejandro Ullúa
Actúan: Herve Segata y Matías Lanzillotta
Producción ejecutiva: Estanislao Otero Valdez y Lucas Sulpizi

Sangre gringa en Teatro el Bombón
Sangre gringa en Teatro el Bombón

Revista OZ

María Pousa es colaboradora de Revista OZ, profesora de filosofía y diplomada en gestión cultural. Trabaja como docente, prensa y comunicación de eventos culturales.

Deja un comentario