El Fruto Más Amargo, un recomendable y original drama en el teatro El Extranjero

en

En un pueblo viven Teresa y María, madre e hija de una familia poderosa, propietaria de campos de algodón y fábricas textiles. Desde la muerte su padre, María ha quedado a cargo del negocio familiar. En el momento en que transcurre la obra, María enfrenta una difícil situación de huelga impulsada por peones y obreros. Transcurren semanas, meses, y el conflicto continúa. En este clima hostil, María desconfía de todos, en especial de Luisa, su recientemente incorporada empleada doméstica. A cada maltrato de María, Luisa responde con sumisión y dulzura, desconcertando a la dueña de casa y acrecentando sus dudas acerca de los motivos que han llevado a Luisa a trabajar allí. Promediando el final de la obra, el espectador podrá descubrir que la presencia de Luisa amenaza con descubrir un secreto familiar, poniendo a María en la situación de decidir si afrontar la verdad o seguir alimentando una vida cómoda, pero basada en la mentira.

El fruto más amargo

El Fruto Más Amargo es una original pieza escrita y dirigida por Héctor Levy-Daniel. Su guion y dirección son sólidos y permiten seguir la historia con claridad, a pesar de la presencia de flashbacks y flashforwards, que rompen la temporalidad lineal de la narración. Un recurso de la dirección que llama la atención y resulta efectivo consiste en la separación de escenas a través de unas pequeñas transiciones en las que los personajes primero miran al público en modo neutro y silenciosos, para breves instantes después comenzar la escena cargados de potencia interpretativa. En relación con esto último, todas las actuaciones son de primer nivel. Se puede observar en los actores (Dana Basso, Iride Mockert, Gustavo Pardi y Roxana Randón) un meticuloso trabajo del texto y una interesante conexión grupal que galvaniza la credibilidad de lo que están contando. A modo anecdótico, es tal la tensión que los actores logran transmitir, que durante la función a la que asistió quien suscribe, apenas se escuchaban movimientos entre los espectadores; como reza el dicho popular “no volaba una mosca” en la sala.

El fruto más amargo

Finalmente, cabe destacar al teatro El Extranjero, que tiene una acústica e insonorización de gran calidad, las cuales permiten exprimir al máximo las virtudes de la obra. Asimismo, El Extranjero cuenta con un bar, ofreciendo la posibilidad de completar la salida tomando algo después de ver el espectáculo, que sin dudas se presta para el debate. Por ejemplo, queda a criterio del espectador interpretar la historia de manera autónoma y sin referencias a casos puntuales de “vida real”, o bien, aplicar una clave analítica más amplia, y utilizar El Fruto Más Amargo como disparador para discutir problemáticas sociales actuales relacionadas con la identidad, la memoria y los conflictos de clase.

En resumen, para quienes quieran disfrutar de un buen drama y actuaciones de gran nivel, El Fruto Más Amargo es sin dudas una excelente opción dentro de la cartelera porteña.

Funciones:

Sábados 17 hs. Teatro El Extranjero – Valentín Gómez 3378

Entrada general $300; estudiantes y jubilados $250

Revista OZ

Johanna Fedorovsky colabora en Revista OZ. Es Socióloga (UBA), Magíster en Relaciones y Negociaciones Internacionales (FLACSO-UdeSA-Universidad de Barcelona) y Magíster en Desarrollo Internacional (American University, Washington D.C.)

Deja un comentario