Retro: Recordamos a la gran artista francesa Edith Piaf

Édith Piaf fue una artista capaz de lograr un gran éxito en el mundo de la música y el cine, pero su carrera siempre estuvo acompañada de dolor. Nació en París en 1915, y murió en Grasse el 10 de octubre de 1963, hoy se cumplen 56 años.

Su nombre artístico es seudónimo de Edith Giovanna Gassion, apodada el gorrión, significativo tanto por el tono de su voz como por su estatura, no alcanzó el metro y medio.

Edith Piaf, quien lanzó, entre muchos artistas, al inolvidable Aznavour, también era conocida como la «mecenas de París», por sus conocidos y amistades con los máximos exponentes artísticos, literarios, musicales, filosóficos y culturales de la época.

Edith Piaf

Las canciones de Édith Piaf: una interpretación inimitable

La interpretación que Édith Piaf pudo dar a sus canciones no tenía precedentes. Su forma de cantar coloreada por mil sombras, capaz de pasar de tonos agresivos y fríos a una voz tierna, variaciones de su profundo espíritu. Con letras que cuentan la historia de personas humildes, de personas que han padecido, con sueños frustrados, y esperanza.

Entre sus mayores éxitos, La Vie en Rose y No, Je ne Regrette Rien fueron escritos en un período muy difícil para ella, escribió la canción después de la muerte de su gran amor, como un signo de renacimiento e himno a la vida. Édith Piaf llevó al éxito a muchos artistas que realmente le deben todo, como Yves Montand, con quien también tuvo una historia de amor. Cuando Montand tuvo éxito, sin embargo, no tardó mucho en interrumpir su relación tanto profesional como emocionalmente.

Después de la guerra, intentó darse a conocer en Estados Unidos con una pequeña gira, pero su estilo no se entendió, no tuvo éxito. La consideraron demasiado refinada para el período, no fue comprendida.

Édith Piaf: la biografía dolorosa

Hija de dos artistas itinerantes, Édith Piaf comenzó a cantar en las calles al igual que sus padres hasta que tuvo la oportunidad de presentarse en el cabaret Le Gerny’s. Esta oportunidad dio paso a su carrera, gracias a la cual se convertirá en uno de las cantantes francesas más famosas de la historia.

A pesar de las muchas penas que han caracterizado su vida, siempre es recordada como luminosa, extrovertida y dotada de una gran sensibilidad. Fue sin duda una artista llena de talento pero atormentada por las tragedias de su vida. 

A la edad de diecisiete años perdió a su hija, quien murió de meningitis con solo dos años. El trágico evento la llevó a la desesperación total. En los años siguientes fue abandonada por todos a los que había llevado al éxito, quienes mostraron un inmenso desconocimiento. Pero el mayor dolor para ella fue la muerte, de su gran amor, el boxeador Marcel Cerdan, en un accidente aéreo, por el que Édith se sintió profundamente culpable.

Incluso con respecto a la salud, no tuvo suerte, sufrió de artritis reumatoide, que le causó un dolor realmente insoportable. A estos se agregaron las dolencias causadas por un terrible accidente automovilístico que casi le costó la vida. Édith Piaf sobrevivió, pero informó de numerosas fracturas que hicieron que incluso fuera doloroso respirar.

Como si eso no fuera suficiente, la cantante sufrió durante muchos años de depresión, lo que la llevó a tomar numerosas drogas hasta el punto de crear una verdadera adicción. Es precisamente la toma de todos estos medicamentos lo que causa la muerte el 10 de octubre de 1963.

Esta gran artista no sólo cantaba, también era una notable actriz de teatro y cine. Su vida fue contada por una hermosa película, cuyo título solo podía ser La Vie en Rose. En la película, la actriz Marion Cotillard interpreta el papel de la cantante, por esa interpretación ganó el Oscar como mejor actriz principal.

El Himno del amor

El cielo azul sobre nosotros puede hundirse
Y la tierra puede bien derrumbarse
Poco me importa si tu me amas
Paso del mundo entero
Mientras el amor inunde mis mañanas
Mientras mi cuerpo se estremezca bajo tus manos
Poco me importan los problemas
Mi amor pues tu me amas

Iría hasta el fin del mundo
Me teñiría de rubia
Si tu me lo pidieras
Iría a descolgar la luna
Iría a robar una fortuna
Si tu me lo pidieras

Renegaría de mi patria
Renegaría de mis amigos
Si tu me lo pidieras
Se pueden reír de mi…
Haría cualquier cosa
Si tu me lo pidieras

Si un día la vida te arranca de mi
Si mueres estando lejos de mi
Poco me importa si tu me amas
Porque moriría yo también
Tendremos para nosotros la eternidad
En el azul de toda la inmensidad
En el cielo muchos problemas
Mi amor cree en los que se aman
Dios reúne a los que se aman.

Revista OZ

Romina R Silva es directora de Revista Oz, poeta, escritora, Lic. Comunicación Social UNLP. Conduce programa Zoom a la tierra, por FM 89.3. Coordina Talleres de Escritura Creativa. Es organizadora del Festival de Poesía en Lobos siendo parte del FIP.

(Visited 15 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + tres =