Kalifornia: La porosidad entre los conceptos del Bien y el Mal

Brian (David Duchovny), escritor, está obsesionado con los asesinos en serie. Los estudia para su tesis universitaria, y está convencido de que no son responsables de sus actos sino de que la sociedad los empuja a cometer sus crímenes. En su viaje a lo ancho del país lo acompañará su esposa Carrie (Michelle Forbes). Ella es fotógrafa de desnudos artísticos. Ambos, bohemios y liberales, se sienten asfixiados del entorno conservador de su ciudad, y por tanto buscarán en la mítica California el clima de libertad deseado. A fin de economizar gastos ponen un anuncio buscando compañeros de viaje. Sólo responden Early y Adele, una peculiar pareja de aquel segmento social conocido en los EEUU como “white trash”.

Brad Pitt, Juliette Lewis, Michelle Forbes, David Duchovny
Brad Pitt, Juliette Lewis, Michelle Forbes, David Duchovny
Kalifornia, y la porosidad que incomoda

El eje fundamental de esta road movie es la oposición campo/ciudad, representada desde su correlato ideológico conservadurismo/progresismo.

Carrie es el ideal de Adele. Carrie es una mujer segura de sí misma, emancipada casi de un modo viril con su riguroso corte carré, sus ropas negras de cuero y su aire recio. Representa el ideal de mujer moderna de principios de los 90, arquetipo que tiene su versión más explícita en la Sara Connor de Terminator 2, film prácticamente contemporáneo a Kalifornia y rupturista en cuanto al modelo de heroína hasta entonces representado en el cine mainstream.

Adele (Juliette Lewis), por el contrario, es la inocencia personificada. Ingenua, infantil, lela, su pureza contrasta con el cinismo implacable de su novio Early (Brad Pitt). En un juego de opuestos complementarios, cuanto más inocente se muestra Adele, más sanguinario se revelará Early. Curiosamente, es esta exacerbación de la idea del “yin y yang”, de atracción de los opuestos, la que vuelve verosímil la relación.

Brad Pitt, Juliette Lewis en Kalifornia
Brad Pitt, Juliette Lewis en Kalifornia

Por su parte, Early es un asesino serial bastante especial. Porque Early, sí, es un brutal asesino, un cínico, un ser despreciable… pero a la vez, curiosamente, es un tipo simpático. Su sentido negro del humor no sólo no delata su brutalidad sino que en un principio incluso la enmascara frente a las prevenciones de la siempre en alerta Carrie. En su locura, Early ve “puertas” que -presume- lo conducirán a otra dimensión. Al verlo, uno imagina a un tipo que, de no haber sido asesino, bien podría haber sido poeta.

La delgada línea entre lo correcto y lo incorrecto

Amén de los giros narrativos que hacen de Kalifornia una road movie excepcional, uno de sus puntos fuertes es esta suerte de “giro moral” por el cual la pareja de Brian y Carrie, emblema del progresismo demócrata urbano, acaban encarnando el mandato de la ley y el orden frente a la anarquía de Early y Adele.

De forma implícita, Kalifornia explora los intersticios, la porosidad entre los conceptos del Bien y el Mal, de lo correcto y lo incorrecto; esa delgadísima línea que, en ocasiones -aunque borrosa y casi invisible-, es lo suficientemente sólida como para resistir el paso de la historia.

Hacia el final del film la respuesta pareciera responderse en boca de Brian cuando confiesa: “Yo he matado, sí, pero a diferencia de Early yo sentí remordimiento. Y eso es lo que nos hace diferentes”.

La justificación moral no resulta del todo convincente, y quizás sea el único punto flojo de un guión que hasta entonces planeaba con altura por sobre la corrección política de manual que, se supone, toda película hollywoodense debería tener. En todo caso, la declaración de principios de Brian no hace sino enfatizar la mirada culposa que sobre la criminalidad tiene el “ciudadano promedio”, por cuanto aquélla tiene de ajena y etiquetable bajo el rótulo de “Mal”.

Porque, en definitiva, todos podemos pasar de progresistas a conservadores si nos dan una buena excusa.

Kalifornia (Dirección: Dominic Sena, EEUU, 1993)

Protagonistas: Brad Pitt, Juliette Lewis, David Duchovny, Michelle Forbes Directed

Revista OZ

Claudio Ceballos Cid es colaborador de Revista OZ, Licenciado en Ciencias de la Comunicación UBA, escritor y cantante.

Deja un comentario