Pintura: Un paseo por el Barrio de La Boca

en

Si se dijera que estamos frente a una monumental obra de “Arte Contemporáneo” seguro sabríamos que nos encontramos en el barrio tradicional de “La Boca”.

Barrio simple y modesto, que ganó su popularidad gracias a su sencillez y de manera fortuita de la mano de Don Benito Quinquela Martin. Pintor autodidacta argentino que posee una historia singular a partir de su desconcertante nacimiento. Fue encontrado en las puertas de una casa de “expósitos” donde tristemente permaneció allí hasta los 6 años. Una modesta  familia de apellido Chinchella, lo cobijo en su hogar, ignorándose si su nacimiento, tuvo lugar en  1890.

La Boca y Benito fueron, a no dudar, dos nombres inseparables. Fue un personaje  casi sin instrucción pero si con desbordable sencillez, para interpretar lo que fue su verdadera pasión, la pintura.  Estudió escasamente y en horario nocturno en una Academia local cuyo único profesor fue el hoy conocido  pintor, Alfredo Lazzari.

Expone tímidamente con sus escasos 19 años, y a los 20 obtiene el 2ª premio en el Salón Nacional.

Sus obras reflejaron el movimiento principal del puerto. Trajín de hombres cargando bolsas, comprometidos con el recurso mercantil del improvisado atracadero.

Las coloridas barcazas,  dieron vida a las precarias viviendas y estas a su vez se vieron reflejadas en toda  la pintura de Benito Quinquela Martín. La Boca, sus calles, sus casas sus vidrieras  y “sus obras” conforman un todo.

Las calles que se aúnan a  “Caminito”,  con sus ochavas iluminadas por el sol en  las  mañanas de verano, su colorido paisaje, componen una imponente performance, un indiscutible “Museo de Arte Moderno” al aire libre, al alcance de una mano.

Sería muy injusto adscribir solo este recurso, a la ciudad de La Boca. Otros Museos se encuentran a corta distancia de allí.  La Fundación Proa ofrece a su vez  exposiciones rotativas de alto valor artístico.  No sólo de figuras argentinas, sino también  muestras llegadas del exterior, acompañadas la más de las veces, con detalles pormenorizados de charlas y videos para su mejor comprensión.

Son ya las 18 hs, La Boca apaga sus luces, no sin antes decir: Vuelvan a visitarme otro día.

Edificio de la Fundación Proa

Revista OZ

Ana Brüll es colaboradora de Revista OZ. Artista plástica, dirige el espacio de arte y cultura que lleva su nombre.

Deja un comentario