Pintura: Raquel Forner, una vida dedicada al arte

Pintura: Raquel Forner, una vida dedicada al arte

Raquel Forner nace en Buenos Aires en 1902, bajo el signo de “tauro”, según la astrología, de carácter algo rígido, con una enorme fuerza de voluntad, terquedad  y signos egocéntricos. Adentrándonos en su biografía veremos qué hay de cierto detrás de este mero diagnóstico.

Raquel Forner
Raquel Forner

Sus padres siendo españoles, se trasladan a España, razón por la cual esta niña cursará sus estudios  primarios allí,  donde además verá , en sus museos monumentos y paseos, un despliegue artístico que todo lo envuelve. 

De regreso a Bueno Aires no demora en abrazar el camino del arte, ingresando de inmediato a la “Academia”. A los 20 años ya ostenta su título de Profesora de Dibujo, y dos años más tarde obtiene el tercer premio del Salón Nacional.

Viaja a Paris con la idea de tomar clases, con un maestro responsable de haber encaminado a muchos pintores argentinos. Concurre a su taller y será éste un gran influyente en su vida artística: estamos hablando de Othon Friesz pintor francés que en sus primeras etapas y dada la época, se inclinó por los modelos fauve (fieras), viniendo de una etapa cezanneana y terminando con un estilo tradicional.  

Raquel Forner, recoge las enseñanzas sin abandonar su propio camino. Pinta lo que siente, elige una temática y este será un imperativo que no tratará de eludir. En general sus temas se transforman en series que superan las 15 obras Los premios tampoco le fueron ajenos, es más, recibe distinciones en el país y en el extranjero. Allí donde presenta sus obras el aplauso se hace sentir.

Raquel Forner - La victoria
Raquel Forner – La victoria

En 1930 viaja a Paris y participa de una importante exposición latinoamericana con artistas como Butler  Del Prete  Pisarro  argentinos  uruguayos como Carlos Alberto Castellanos Figari y Torres Garcia, y mexicanos como  Rivera, Orozco y Lazo.

Junto a Guttero,  Domingues Neira, Bigatti,  funda en Buenos Aires una agrupación de enseñanza de las artes,  replicando la modalidad de talleres libres, vistos en Paris.

Continúa recibiendo premios, en 1934 y participa en otra importante exposición internacional en Pittsburgh en el Instituto Carnegie.

En 1936 contrae matrimonio con Alfredo Bigatti, viajan por Latinoamérica y en 1937 obtiene medalla de oro en la Exposición internacional de Paris.

En  1938, desatada la guerra civil española, etapa desgarradora, su obra no puede ser ajena. Por eso ha dicho: “Necesito que mi pintura sea un eco dramático del momento” pone su trabajo al servicio de la causa de la República, de la Libertad y de los derechos humanos. Iba desarrollando una figuración expresiva y contundente representando figuras desoladas, con una melancolía manifiesta, ambientes de muerte y desesperanza.

Raquel Forner- Mutantes alienados II
Raquel Forner- Mutantes alienados II

Se observan en la mayoría de sus composiciones horror  miedo y dolor, donde la mujer y la niñez ( nunca un hombre) sufrían por igual y expresaba con franqueza sus propios estados de ánimo.

Los desastres  bélicos desatados en el mundo, no daban respiro. Y a Raquel Forner no le fue ajeno nada de lo  humano.

A partir de los años 60, nuestra artista modifica su manera de pintar y se encamina por los vericuetos del “espacio”.

Estamos frente al arribo del hombre a la luna y la pintora que hoy nos ocupa dice: ¨necesito pintar aquello que vivo,  así como durante los conflictos bélicos, expresé la guerra, hoy me debo a la exploración del espacio.No lo conozco, solo hay huellas del hombre en la luna y yo debo expresar ese territorio a mi manera¨.

Grande Mutante III
Grande Mutante III

“Los que vieron la Luna” 1962 es el título de uno,  “Los Astronautas” 1965, “Los Terráqueos” 1968  “Los Grandes Mutantes” 1972, entre muchos otros  ¿Sus habitantes que rostros tendrán? Los imaginó algo humanos pero no autónomos. Cables dirigiendo sus pasos, rostros impávidos, imposibles de sentir dolor, pero con una curiosidad infinita de “que estará por suceder”. ¿Son fetos ¿cordones umbilicales? ¿Rojo sangre saturados? ¿Felicidad u horror? Todo queda  en el inconsciente dibujado. ¿Es un parto a destiempo? Nada sabremos de este otro  drama que es la vida. Todo este bagaje de obras dedicadas a fortalecer el abordaje del hombre a la luna es tema de curiosidad en el mundo.

Su obra trasciende las fronteras y su nombre es publicado en todos los idiomas. Los premios se suceden y una Fundación con  nombre  Forner – Bigatti  es creada por el matrimonio en su casa-taller de San Telmo  en 1982.

Raquel Forner – La torre de Babel

El color y la materia fueron siempre protagonistas de su obra, primero entre la figuración  y el surrealismo, que con el correr de los años fue plasmándose en un surrealismo más complejo. Cuando el hombre cree haber conquistado la luna Raquel Forner se suma a esta aventura y no teme ensayar ternura junto al asombro,  rostros ajenos al miedo, sin turbación ni emoción, balanceándose en el espacio. Porque el arte no es verdad, el arte es una mentira y los artistas se apoyan en la verdad de su mentira.          

Raquel Forner - Terraqueos en marcha
Raquel Forner – Terraqueos en marcha

Pintura de portada: Ícaro

Imagenes de: http://forner-bigatti.com.ar

Revista OZ

Ana Brüll es colaboradora de Revista OZ. Artista plástica, dirige el espacio de arte y cultura que lleva su nombre.

(Visited 772 times, 1 visits today)

Revista OZ

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Read also x

A %d blogueros les gusta esto: