Pintura: Arte Argentino, Raúl Soldi

en

De querer abordar el tema “Arte Argentino” sería un tanto pretencioso en un  espacio acotado, pero si se encarara con simpatía y sin solemnidad, se podría llegar a nombres de fácil conocimiento.

No son pocos los valiosos nombres, pero se podría escoger uno, sin orden previo y al azar. Raúl Soldi ha sido beneficiado hoy en la elección.

Nació en Buenos Aires en 1905 de familia italiana. Su padre  muy relacionado con el teatro y la música era cantante y violonchelista. El pintor estudia en su ciudad y en la Academia Nacional. En 1727 viaja a Italia ingresando ese mismo año a la Academia de Brera  (Milán)  permaneciendo allí hasta 1932.

Regresa en 1933 a la Argentina donde es becado por la Comisión Nacional de Cultura y recorre EE.UU donde logra trabajar como escenógrafo en Hollywood.

Se diría que Raul Soldi ha tratado con preferencia figuras humanas  y muchas relacionadas con la religión. Se ignora si fue un gran devoto pero sin dudas un pintor que ha desarrollado un profundo sentimiento místico.

Parroquia Santa Ana de Glew

Visitando Glew por primera vez e invitado por amigos, descubrió a cielo abierto y en recorrida casual una parroquia y su Capilla de sencillez monacal. Capilla que había adquirido ese estatus en 1957, pero en realidad, el modesto edificio había sido inaugurado como tal en 1905, casualmente año de nacimiento del artista.

Sorprendido por sus blancas paredes, no tardó en soñar como Miguel Ángel  con un bastidor de amplísimas dimensiones.

Conoce al Fraile Gerónimo, al que propone de inmediato componer en ese esplendido ámbito el nacimiento de la virgen. El Fraile no tiene autoridad para otorgar el permiso pero no tardará en comunicarle al pintor la aprobación de su honorable idea.

Durante 23 veranos Raúl Soldi se traslada a Glew donde se instala con su familia, a fin de completar su empresa.

Es el mismo cura quien ayuda a Soldi a revocar las paredes que intenta pintar “Al Fresco”.

Hoy la obra concluida puede visitarse y sorprender. Santa Ana se adormece en una mecedora de mimbre luciendo su espléndida gravidez ya que el nacimiento, esta próximo.

Las palomas y gallinas hacen su ronda sin inmutarse, conscientes de la paz que allí reina.

El Vía Crucis que ostenta la Capilla de rica cerámica, tiene los textos escritos por Manuel Mujica Laínez  y a partir de allí la modesta construcción ostentará el nombre de “SANTA ANA DE GLEW”.

Esta es sin duda, la obra que más reconocimiento le ha generado al pintor, que hoy se evoca. La calle principal ostenta su nombre.

 La cúpula del Teatro Colón
La cúpula del Teatro Colón

Quedan por referirse  Infinidad de obras que con justicia no pueden ignorarse. La cúpula del Teatro Colón recibe aplausos permanentes, colecciones particulares, y las que alberga nuestro Museo Nacional de Bellas Artes. Además, importantes Museos del Mundo poseen trabajos que lucen su firma.

Revista OZ

Ana Brüll es colaboradora de Revista OZ. Artista plástica, dirige el espacio de arte y cultura que lleva su nombre.

Deja un comentario