Entrevista a la artista Ana Brüll

en

Son las cuatro de la tarde. Es invierno en La Lucila, en la esquina de Bouchard y Estrada me detengo frente a un hermoso Loft de tres pisos, percibo una armonía arquitectónica moderna y cálida. Al entrar me recibe Ana Brüll. Todo su rostro es europeo, y sus delicadas formas me llevan ya al mundo de la plástica.

Al cruzar la puerta me encuentro con un espacio fascinante, una atmósfera de exquisito refinamiento. En cada una de las obras se observa un razonamiento profundo, un sentido. Con paciencia me va explicando algunas obras. No puedo dejar de admirarme de su tranquila pasión, su estudiada locura por la plástica. Con sus suaves modos me va llevando por el camino de su vida.

Ana Brüll en su espacio de arte y cultura

Entrevista a la artista Ana Brüll

¿Cómo empezó todo?

Ana Brüll: Empezamos hace 16 años, aquí además de mi taller, tenemos un espacio de la cultura. Sigo estudiando las formas que el arte nos da, los últimos cambios han sido contundentes. Inmediatamente de la inauguración un tenor del teatro Colón, Eduardo Casinelli, recreó una obra de Offenbach y eso fue un gran espaldarazo. También nos ayudo Alfredo Garrido desde su programa ¨Alto Nivel¨. Esa amistad me permitió expresarme, me contactó y así hicimos la Offenbachiana con una linda repercusión de público. Eso duró un mes en 1997, venían cantantes, bailarinas de can-can y eso me dio la posibilidad de continuar. Luego en este espacio presentamos libros, radioteatros, e incluso participamos de la noche de los museos, en la red de espacios culturales.

¿Qué actividad realizan durante la jornada de la noche de los museos?

Ana Brüll: Acercamos a la gente al mundo de la plástica, además de una visita guiada, pueden trabajar con distintos materiales, dando rienda suelta a su propia creatividad. Me gusta hablar sobre Picasso, me llevó ocho años de estudio y dedicación, y así pude realizar un audiovisual sobre este maravilloso artista.

¿Además de Pablo Picasso que otro artista influyó en su temática?

Ana Brüll: Bueno tengo una gran admiración por Borges, así es que a partir de un cuento del libro El Aleph hicimos un laberinto de madera con el minotauro en el medio, eso tuvo gran repercusión de público y me dio muchas satisfacciones, en las paredes del laberinto estaban mis obras con relación a lo que interpretaba de la obra de Borges. Lo admiro también como persona por su modestia y su visión del mundo.

Recorro con Ana los distintos pisos, me detengo en algunas obras realmente bellas, con colores y formas.

¿Cómo define su estilo?

Ana Brüll: Cuando terminé la academia era muy figurativa, esa es la orientación en la que nos formamos y así seguí durante unos años, pero luego fui cambiando hacia lo no figurativo. Hoy disfruto el Arte Moderno. Tengo más de 200 obras. Hago de todo, hago papel hecho a mano con imágenes y con poemas elegidos, así hice uno sobre Borges. También un libro sobre la mujer china, en castellano y alemán con gran repercusión. Esta mujer nos habla de la serenidad, la tranquilidad, y la necesidad de acercarse al arte.

Ahora estoy haciendo meninas, esto viene del cuadro de Velázquez y está referido a las criadas, sin embargo la gente por confusión le dice menina a la infanta. Las meninas son las criadas. La historia de ese cuadro es interesante porque aparece Velázquez que está pintando algo que no vemos. Eso lo explico en el video que le comentaba sobre Picasso. Mis alumnas hacen meninas y me entero que hacen furor en Madrid.

Pintura de Ana Brüll 

Nos detenemos frente a una obra, me cuenta que está basada en un cuento de Borges, nos perdemos hablando de los laberintos borgianos, los espejos, la ceguera, de la madre, los amores, de la timidez. Creo que al hablar de Borges hablamos de Buenos Aires, y tal vez de nosotros mismos. Miró el reloj, entiendo que se nos acabó este delicioso tiempo.

Al despedirme y cerrar la puerta siento la realidad de la calle, su febril vivir: extraño la paz del atelier, a Borges, a Picasso y la charla con Ana Brüll.

El Espacio de Arte y cultura de Ana Brull

Fue creado en 1996, desde entonces se han realizado exposiciones varias, conciertos, presentaciones de libros, fiesta a beneficio y sobre todo se dictan clases de dibujo, pintura, grabado, objetos de diversos materiales como maderas, hierro, piezas en desuso de máquinas, bronce a la cera perdida instalaciones etc.

Espacio abierto todos los jueves de 14:30 a 20hs.

Dirección: La Lucila, en la esquina de Bouchard y Estrada, Vicente Lopez

Revista OZ

Eduardo Agustín Gil es colaborador de Revista OZ, escribe la columna ¨El dulce encanto de la memoria¨. Profesor de Historia, Lic. en Educación de UNSAM, Master en Museología en España, escritor de obras de teatro, cine, cuentos y novelas.

Deja un comentario