Misterios: La magia de los Reyes Magos

La celebración de los Reyes Magos es una epifanía Cristiana, que se celebra el seis de enero cuando Jesús se dio a conocer ante tres magos (aunque algunos dicen que en realidad eran cuatro).

La historia tradicional cuenta que los Reyes Magos eran grandes sabios y astrónomos y que eran tres (Melchor, Gaspar y Baltasar). Se cree que cada uno representaba un pueblo, pero otros dicen que cada Mago representaba una religión Pagana, y otros, que cada Mago representaba una raza humana o un continente.

Juntos emprendieron un viaje hacía la Estrella de Belén; la luz mágica que se encontraba sobre el pesebre donde había nacido el niño Dios. Al ver la estrella, y al ser grandes astrónomos comprendieron el significado de esta señal, y comenzaron a seguirla.

Pesebre del niño Jesús
Pesebre del niño Jesús

Pero en la ciudad de Jerusalén se encontraron con el rey Herodes, quien ya se había enterado del nacimiento del niño. Diciendo que quería adorarle, les pidió a los Magos que lo guiaran hacía él. Pero los Reyes sabían que las intenciones de Herodes eran otras y que en realidad quería asesinarlo (según les había informado un ángel con anterioridad). Fue así que optaron por no decirle nada y seguir su viaje. Entonces, Herodes ordenó una matanza de niños recién nacidos y de menores de edad.

Al llegar al precario Pesebre, se encontraron con María y José, rodeados de animales de granja y pastores. “¿Dónde está el Rey de los judíos que acaba de nacer?” preguntaron, y allí vieron, entre un asno y un buey, al Niño Dios.

Sabios, paganos y astrónomos

Melchor, el anciano de barba blanca, le entregó mirra (un compuesto embalsamador para los muertos, representando el sufrimiento y muerte futura de Jesús); Gaspar, quien algunos dicen que era de Asia, le entregó incienso (que representa su naturaleza divina, empleado en el culto en los altares de Dios); y Baltasar, el de piel oscura, le entregó oro (representando su naturaleza real, como presente conferido a los reyes).

Aunque esta sea la historia más conocida tiene variaciones. Los nombres de los reyes aparecen recién en el siglo VI. Algunos creen que eran doce personas pudientes que representaban las doce tribus de Israel, y que al ser pudientes y al obsequiar tres cosas se atribuyó que eran Reyes y que sólo eran tres.

Reyes magos siguieron la estrella
Befana, una bruja buena

En Italia la encargada de repartir obsequios es una bruja llamada Befana. Hace mucho tiempo, cuando nació Cristo, los Reyes Magos se perdieron y pidieron cobijo a una anciana llamada Befana. Algunos dicen que la anciana no los ayudó y otros que les dio morada pero no los acompañó a pesar de las suplicas de estos.

Cuando los Magos de Oriente se marcharon, la bruja, porque eso era la anciana, preparó una bolsa con dulces y arrepentida de su decisión trató de alcanzarlos, pero sin lograrlo. Aquel día repartió dulces, montada en su escoba, con la esperanza de que alguno de esos niños fuera Jesús.

Desde entonces en Italia, la noche del 5 de Enero y la madrugada del 6 de Enero, se espera que la anciana deje obsequios y dulces en calcetines y en el árbol de Navidad (al menos que el niño sea malo y en cambio recibiría carbón).

Se dice que reparte obsequios en su escoba buscando ser perdonada o tratando de hacer una acción de la que se arrepintió en el pasado.

Befana
Regalos, pasto y agua

En muchos países de habla hispana se celebra Reyes. Esta festividad es muy importante para los niños y en ella se come un postre llamado Rosca de Reyes.

En los centros de distintas ciudades los niños pueden ver a los Reyes Magos repartir dulces en una especie de evento y durante la noche del 5 de Enero esperan por los ancianos con alegría, ya que les traerán obsequios.

Muchos niños les escriben cartas pidiendo lo que desean. Además de buscar pasto y agua para los cansados camellos y dejar galletas y leche para los tres Magos.

En algunos lugares los Reyes dejaran los obsequios sobre el árbol o en calcetines colgados, y en otros sobre el calzado de cada niño.

Tal vez el espíritu de los Magos de Oriente ingrese en cada hogar en esta fecha y en cada niño que crea en la magia.

Revista OZ

Maximiliano Ezequiel Petazzi es colaborador de Revista OZ, estudiante de comunicación social y letras en la UNLZ, escritor de fantasía y ficción.

 

 

Deja un comentario