Mundial Rusia 2018: que dejó la segunda fecha

La dinámica de una Copa del Mundo no admite la menor demora, y como por problemas técnicos yo me demoré, escribo esta crónica sobre la segunda fecha de Rusia 2018, con la victoria agónica y valiente de Argentina frente a Nigeria, aun fresquita.

Una situación a la que llegó, precisamente por la manera en que defeccionó en sus dos primeras presentaciones. Si el empate con Islandia había molestado, la derrota con Croacia fue un golpe, duro y contundente, que generó cinco días de centenares de rumores, idas y vueltas, y críticas ¿periodísticas?, despiadadas sobre un plantel y un cuerpo técnico –que indudablemente han cometido errores- pero que en instancias definitivas, no parecían generar el mejor clima de cara al mismo.

Sobre el partido con Croacia puede decirse que se trataba de un partido parejo, sin gran dominio de ninguna de las dos partes, hasta que un hecho fortuito: un grosero error del arquero Wilfredo Caballero, le regaló un gol a Croacia. Desde ahí hasta el final, los croatas, crecidos, se adueñaron del partido, con una selección argentina perturbada, nerviosa, desanimada y sin ideas claras.

Ambas selecciones eran a priori las grandes candidatas a dominar la zona y clasificar, por lo que una eventual derrota de Argentina ante Croacia no era del todo descartable. Basta repasar los nombres de la selección balcánica para notar la calidad que tiene de media cancha hacia adelante. De hecho, ambos equipos comparten el mismo problema: talentos ofensivos excepcionales (Messi, Modric, Rakitic, Agüero, Higuain, etc) y defensas endebles.

Lo que era impensable, fue la forma en que se perdió ese partido. Sin levante ni el más mínimo atisbo de rebeldía.

Al día siguiente, la victoria de Nigeria sobre Islandia, con un juego basado en velocidad y potencia físicas, devolvió esperanzas de clasificación a nigerianos y argentinos.

Por lo demás, en el Grupo A, Rusia comenzó la nueva fecha haciéndole 3 goles a un Egipto que, esta vez sí, contó con su estrella, Mohamed Salah; y más tarde, Uruguay, sólido, efectivo y austero, sin apretar muy a fondo, le ganó 1 a 0 a una Arabia Saudita, que también salió a la cancha con un planteo mucho más cauteloso que el primer partido, cuando había caído por 5 a 0.

En el B, se dio lo que se esperaba… pero en forma mucho más sufrida de lo que cualquier hincha casual se hubiese podido imaginar. Tanto a Portugal como a España les costó dar cuenta de Marruecos e Irán, dos selecciones que, a falta de similar nivel de talento y con escasa potencia ofensiva, juegan a defenderse con uñas y dientes, y apuestan al error del rival en ataque (cuando pueden)

En el grupo C, Perú, nuevamente mereció mejor suerte que la que tuvo, y su derrota por 1 a 0 frente a una Francia que (al igual que Uruguay) no luce pero es efectiva, significó su temprana eliminación de la competición. En el otro partido, Dinamarca pecó de soberbia, y un partido que parecía tener resuelto contra Australia, terminó con un empate que los deja con un pie y medio adentro de octavos, pero aún mantiene con vida a los “soceroos”.

Brasil, el otro grande sudamericano que había arrancado con un tropezón, encarriló su clasificación tras una victoria frente a Costa Rica, cuyo resultado -2 a 0- fue más generoso que el desarrollo del mismo. Tan sólo en los últimos 20 minutos se vio a la verdeamarelha practicar el fútbol dinámico, vistoso y veloz con el que dominó la eliminatoria sudamericana desde que Tité asumió la conducción técnica. Costa Rica, por su parte, se convirtió en la segunda selección latinoamericana eliminada, y pagó excesivo precio a su casi nula capacidad de remate ofensivo. Keylor Navas sólo no basta para sostener un esfuerzo mundialista. También en los últimos minutos se resolvió el otro partido de la serie, entre una Serbia que iba ganando con un fútbol bastante vertical, y terminó perdiendo, pasada la hora, contra el orden y la disciplina de Suiza, en un partido que por el origen kosovar de algunos de los seleccionados suizos, tuvo mucho de sabor y calor político. En la última fecha, Suiza jugará contra la eliminada Costa Rica, y Serbia –obligada a ganar si quiere clasificar, o al menos empatar y esperar una mano de los ticos- jugará contra Brasil, que ganando o empatando asegura su pase a octavos.

No solo Argentina estuvo a punto de quedar eliminada. Alemania, la vigente campeona, la pasó muy mal la mayor parte del partido contra Suecia. De hecho, comenzó perdiendo, y recién pudo ganar –en forma merecida, eso sí- en los descuentos, con una genialidad de Tony Kroos. A mediados del segundo tiempo, Marco Reus había logrado el empate. El segundo tiempo fue de neto dominio alemán, pero parecía que iba a ser insuficiente para quebrar la resistencia de la correosa defensa sueca. México, se convirtió en el segundo latinoamericano en ganar sus dos primeros partidos, y le ganó 2 a 1 a Corea del Sur. Por esas cosas del fixture, habiendo obtenido 6 puntos, si se dan algunos resultados, México podría quedar fuera del Mundial. Alemania, se sospecha, no debería tener mayores inconvenientes para ganarle a los coreanos.

En el Grupo G, Bélgica e Inglaterra continuaron sus sesiones de “prácticas oficiales” al ganar y golear a Túnez y Panamá respectivamente, y resolverán entre ellas el orden de la clasificación a octavos. Cabe notar el espíritu deportivo de Panamá, cuyos hinchas y jugadores, pese a estar perdiendo 6 a 0, celebraron con gran alegría y entusiasmo el primer gol convertido en una Copa del Mundo.

Colombia, por su parte, se redimió de su derrota inicial con un rotundo triunfo sobre Polonia (el primer cabeza de serie del Mundial eliminado) en un partido que pareció recobrar parte del espíritu de aquel equipo de juego veloz, ofensivo y práctico que deslumbrara en Brasil hace cuatro años, y dirimirá su pase a octavos contra Senegal, que desperdició por dos veces la posibilidad de casi asegurar su clasificación, y terminó empatando 2 a 2 con Japón, que a la conocida dinámica asiática, ha sumado eficacia y disminuido la ingenuidad.

Para avanzar un poco: en estas horas se sabe que el sábado, comienzan los Octavos de Final y se enfrentarán Francia (primera en el Grupo C) contra Argentina (segunda del D) y más tarde Uruguay (primero del A) jugará contra Portugal (segundo del B). El domingo, en doble duelo de europeos, se cruzarán España-Rusia, y Croacia-Dinamarca.

Revista OZ

Rodrigo Tisnés es colaborador de Revista OZ, nació en Rocha, Uruguay, escritor, periodista, estudió ciencias políticas, coordina un taller literario en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la UBA.

Deja un comentario