Mundial Rusia 2018: Allez la France!

en

Rusia 2018 ha pasado a la Historia. El campeonato se lo lleva Francia, coronándose de esta forma, 20 años después, por segunda vez como la mejor selección –al menos durante cuatro años- y continuando el mejor ciclo futbolístico de su Historia que incluye: dos campeonatos mundiales (1998 y 2018) un segundo lugar (2006), una Eurocopa (2000) y un segundo lugar en Eurocopa (2016)

El siguiente desafío que afrontarán, además de las competiciones continentales, será la de terminar con la “Maldición de los Campeones” y pasar la fase de grupos en Qatar 2022, instancia en la que –como ya expresé en ediciones anteriores- han quedado eliminados todos los campeones en los Mundiales disputados en el presente siglo, salvo Brasil en 2006. En principio, y sin ánimo de hacer futurología, tan solo pensando en la edad del plantel (el segundo más joven de una selección campeona del mundo tras Brasil del 70’) esta selección gala parecería estar en condiciones de exorcizar esta maldición moderna. Pero los partidos y los mundiales hay que jugarlos, y si no, que lo digan Alemania y España, ultra favoritas en principio.

Francia campeón

Esta Francia es una selección sólida, firme, en la que el juego colectivo está por sobre cualquier individualidad descollante –que las tiene-, las cuales ponen su talento al servicio del mejor rendimiento colectivo, y desde la fortaleza del conjunto, les permite a su vez a los talentosos, brillar y/o hacer la diferencia en determinados momentos. Y encima, se fue fortaleciendo a medida que avanzaba el campeonato: si el primer partido contra Australia generó dudas, la victoria ante Argentina fue un espaldarazo, y ni Uruguay ni Bélgica encontraron la forma de vulnerarlos defensivamente.

En suma: hay equipo, hay orden, hay estructura, y también ha libertad individual.

Lo de Croacia fue fantástico: un país poco más de 4 millones de habitantes, que llegó a la final de un Mundial, con menos de 30 años de vida independiente, luego de haber llegado hace 20 años a una semifinal. Son potencia en básquetbol, en wáter-polo, y en fútbol compiten de igual a igual y sin complejos contra los “pesos pesados”. Como expresé en la nota anterior, se nota que la vieja escuela deportiva yugoslava sigue dando frutos jugosos. Con un fútbol más “alegre” que el de la campeona, los croatas tenían menos consistencia de mitad de cancha hacia atrás, y eso, frente a esta selección lo terminaron pagando muy caro. Excesivamente, tal vez.

Luka Modric con el Balón de Oro
Luka Modric con el Balón de Oro

Como premio “consuelo” les queda, además, el nada despreciable reconocimiento a Luka Modric con el Balón de Oro, distinición que se entrega al jugador que es considerado el mejor del Mundial. Fue justo en un Mundial en que lo colectivo primó sobre lo individual… además del volante croata, el belga Hazard, los franceses Mbappé (premiado como “figura joven”) y Griezmann, el inglés Kane –goleador del Mundial con 6 tantos-, y el uruguayo Godín, hayan sido las figuras más destacadas de Rusia 2018.

París fue una fiesta y Zagreb también, en este último caso, de forma más que merecida para un pueblo que ha sufrido tanto. El desafío para ellos será afrontar el recambio generacional en una selección un tanto avejentada, especialmente en sus principales figuras.

Sobre la final no hay mucho que agregar a lo que se pudo ver. Tuvo todo lo que se puede esperar y desear en un encuentro de este tipo: goles, emoción, suspenso (hasta el 3-1 de Francia), jugadas inesperadas, inspiración, y hasta un blooper mayúsculo de Lloris, el golero francés, que no pasó a mayores porque su equipo iba ganando 4 a 1, cuando por querer salir jugando perdió la pelota a lo Higuita, y Mandzukic aprovechó para anotar el segundo gol croata e inyectar un poco de ánimo a los suyos.

Bélgica se queda con el tercer puesto tras vencer a Inglaterra

Por su parte, en el partido por el tercer y cuarto puesto, Bélgica alcanzó su mejor clasificación histórica en un Mundial, al derrotar a los isleños por 2 a 0, en un partido sin mayor tensión, y en el que los belgas demostraron ser superiores a esta renovada Inglaterra, que parece tener un futuro promisorio por delante.

Cerrado el capítulo de Rusia, comienza ya la etapa de pensar y planificar de cara a Qatar 2022, que ya fue definido, se jugará de mediados de noviembre a mediados de diciembre debido al intenso calor del emirato árabe en las fechas tradicionales de junio y julio (pleno verano boreal), el primer mundial de mayores que será disputado en un país árabe, y el país (territorialmente) más pequeño en que vaya a disputarse, con lo cual, luego de dos mundiales de desplazamientos largos, será bienvenido uno en que las selecciones no deban consumir horas y energías en desplazamientos entre sedes.

Pero para eso, aún faltan 4 años… por ahora, la (mayor) alegría es francesa, y la esperanza anida en las restantes 210 selecciones que a partir del año que viene o del siguiente, comenzarán a disputar los cupos continentales para la próxima cita.

Festejo del equipo francés

Revista OZ

Rodrigo Tisnés es colaborador de Revista OZ, nació en Rocha, Uruguay, escritor, periodista, estudió ciencias políticas, coordina un taller literario en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la UBA.

Deja un comentario