México: la revolución del arte, el arte de la revolución

A comienzos del mes de noviembre las calaveras, los muralistas y Frida Kahlo invadieron el MALBA para dar forma a la muestra “México moderno. Vanguardia y revolución”. Diversos artistas convergieron en este espacio en la ciudad de Buenos Aires, datando no solo un importante movimiento cultural, sino también importantes eventos históricos que dieron forma a un país.

A partir de 170 obras, se muestra como México fue constituyendo su identidad, artística, cultural y política. Esto se puede ver a través de los cuatro núcleos en el que es tratada la muestra: “modernidad cosmopolita”, “revolución social”, “cultura popular” y “experiencias surrealistas”. También, a través de estos ejes, se podrá ver como las diversas transformaciones del país fueron absorbidas por el arte del momento.

La revolución: un quiebre en el país

A partir de la revolución mexicana (1910-1921) y los movimientos sociales hubo una revalorización de las raíces indígenas. Este período que marcó al país de México también se pudo ver en las expresiones artísticas.  Un ejemplo de esto es la obra “El demagogo” de José Clemente Orozco.  Además los muralistas empezaron a adquirir importancia internacional y difundieron la vida y la cultura de su país marcada por sus raíces indígenas y la búsqueda de su nueva identidad. Entre ellos estuvieron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.

Entre máscaras y calaveras

Luego de la revolución, el país buscó implementar una política educativa para difundir un arte nacional de inspiración popular.  Es aquí cuando se puede ver la emergencia de las raíces aborígenes. Además los carnavales, el culto a la muerte y las máscaras entre otras cosas comenzaron a ser un símbolo de lo mexicano.  Un icono de este periodo es el artista José Guadalupe Posada que con su conocida obra “La calavera catrina” invadió las venas de México con cultura popular. Además se adoptó una mirada humorística que quedaría impregnada a los artistas de futuras generaciones.  

La calavera catrina- Jose Guadalupe Posada
La calavera catrina- Jose Guadalupe Posada
El surrealismo mexicano

En 1924, la publicación del primer manifiesto surrealista de André Breton cambió el mundo. Aquí se manifestaba el rechazo por la racionalidad para dejar paso a una expresión auténtica del inconsciente, sin preocuparse por lo estético a lo moral.

Sin embargo, esto no cambió mucho a México, ya que este pensamiento existía desde épocas ancestrales.  En la década del 30 (y con la suma del simbolismo) los elementos surrealistas aparecieron potenciados de la mano de artistas como Agustín Lazo y Frida Kahlo.  Una obra de la artista mexicana presente en la muestra es “Fulang Chang and I”, que se muestra en dos partes: un óleo sobre aglomerado y un espejo con marco de espejo pintado.  Además, con la llegada de artistas europeos – que huían de un continente marcado por la guerra- se fusionó lo europeo y lo nacional que llevaría a su punto culminante en 1940 con la Exposición Surrealista Internacional  en la Galería de Arte Mexicano.

Kahlo- Fulang Chang and I

La muestra estará presente hasta el 19 de febrero del 2018 en el MALBA. Av. Pres. Figueroa Alcorta 3415.

Foto de portada: El demagogo-Orozco

Revista OZ

Florencia Orué es colaboradora de Revista Oz, estudiante de Ciencias de la Comunicación UBA , y de Crítica de las Artes en UNA.

Deja un comentario