Cine: ¡Yallah, Yallah!, la realidad de los Palestinos desde la mirada del fútbol

Yallah yallah es una co-producción entre Argentina y Palestina, dirigida por Cristian Pirovano y Fernando Romanazzo. Muestra el día a día de siete personas ligadas al fútbol se ven constantemente afectadas por el sometimiento que vive Palestina por parte de Israel. Sin embargo, cada una de estas personas se las arregla para poder vivir y sobrellevar todo tipo de problemas de la manera más digna posible, y así, seguir disfrutando de una de sus pasiones más grandes: el fútbol.

Entrevista exclusiva a Fernando Romanazzo uno de los directores de la película ¡Yallah, Yallah!

¿Cómo fue el trabajo de pre producción del documental, hasta llegar a pensar cómo mostrar el fútbol y todo lo que rodea la situación de los jugadores en Palestina que sobreviven a todo el conflicto?

Fernando Romanazzo: Tuvimos tres etapas de pre producción, la primera etapa fue cuando Cristian volvió de su viaje, mostrarme todo lo que estuvo recolectando, filmando, los personajes que puedo conocer, y a partir de eso empezamos a armar la carpeta para presentar al INCAA, a partir de ahí empezamos a buscar co productores en el extranjero y especialmente en Palestina porque no queríamos que sea una mirada turística, sino de la vida cotidiana , y evitar meter la pata al ser una cultura tan lejana. La segunda etapa de pre producción la hizo Cristian allá, para filmar el contrato de co-producción, las locaciones, ya hablar con los personajes que teníamos pensado y comprometer a la gente para que este todo bien. La tercera etapa es en el mismo rodaje, porque el primer co-productor que teníamos no pudo cumplir mucho con lo que prometió, así que nos asociamos a otro co-productor que es la federación de fútbol, y al tercer día de comenzar a filmar la película se bajó, pensamos que era porque tenía miedo porque su hijo salía de la cárcel israelí y que por revancha e pudiera pasar algo al hijo entonces optó por dejar de hacer la película. Entonces ahí tuvimos que empezar a buscar otro tipo de película y durmiendo en el predio de la Federación Palestina de Fútbol, y allí surgió lo que es la película, que es la historia de siete personas que nos van contando lo que es vivir allá, mientras que desarrollan su pasión que es el fútbol.

¿Ustedes tenían un especial interés por el fútbol o se dio que los personajes estaban vinculados al fútbol y por eso hicieron eje en sus historias?

Fernando Romanazzo: Teníamos específicamente la idea de utilizar el fútbol como herramienta para comunicar y empatizar más con la sociedad nuestra. Todo comienza cuando Cristian estaba haciendo un trabajo de foto periodismo, y estando en un campo de refugiados dónde escucho historias muy duras, y me las cuenta, y de repente me cuenta que un fanático del fútbol le dijo que tenía la fórmula para que Argentina salga campeón en el 2014, desde ese momento sentí identificación con ese hombre que le gustaba el fútbol argentino y empezamos a hablar con Cristian de lo bueno que sería enfocar en el fútbol como herramienta para empatizar y que sea algo más cercano.

Escena de la película Yallah Yallah

Muy complejo para ellos poder llevar adelante su profesión como jugador de fútbol, y también no ser rechazado o encarcelado, porque la película muestra que mucho de los jugadores o casi todos estuvieron presos.

Fernando Romanazzo: Sí, no conocimos una sola persona mayor de 8 años que no hay estado preso, y la mayoría sin ningún motivo. Hay una situación allá que es detención administrativa, que para hacer un paralelismo con nosotros sería averiguación de antecedentes pero que podes estar preso 6 meses, y es renovable a 6 meses más o sea no tenes juicio, no tenes condena no tenes nada, es administrativo,. Por ahí vas caminando y a un soldado no le gustó algún gesto que hiciste y te llevan detenido 6 meses. El fútbol no es ajeno a la situación, todos están lidiando con eso. Por eso quisimos mostrar que algo como armar un picadito, o planificar un partido no es tan fácil, por la situación continua de que puede pasar cualquier cosa y pasa, en la película hay muchos ejemplos.

¿El miedo es una constante para los Palestinos?, ¿qué sensación te daba estar con la comunidad?

Fernando Romanazzo: Sentí que había más miedo por el otro que por la integridad física de uno, y no sé si miedo, sino mucha preocupación, como se puede ver en la película cuando una madre le dice a su hijo volvé temprano, es miedo pero también es precaución, pero no les queda otra, porque ahí es una constante. Sí nosotros tuvimos miedo todo el tiempo, pero yo a ellos no los vi con miedo, si los vi muy solos, muy olvidados, peleándola muy solitariamente, creo que por eso nos trataron también, por Messi y Maradona, nos dieron mucho amor, hicimos muchos amigos, como hermanos. El miedo lo teníamos, nosotros, si noté el hartazgo de la situación al intentar entender la lógica que no tienen lógica.

Me llamó mucho la atención el canto de las hinchadas ¨venceremos gracias a Dios¨, Dios está en todo hasta en el fútbol.

Fernando Romanazzo: Sí, el tema es que en el idioma árabe creo que tienen en casi todas las palabras la palabra Alá que es Dios, nosotros tuvimos contactos que nos dijeron cuando se refería a Dios y cuando se refería a otra cosa, hay una frase que dicen todo el tiempo que significa literalmente ¨Si Dios quiere¨, que sería como nosotros usamos el ¨Ojalá¨, que también viene de Alá, entonces es difícil si no sabes bien la idiosincrasia del uso del idioma. También lo que ocurre es que a diferencia de nosotros que le cambiamos la letra a canciones de rock o cumbia en las hinchadas, ellos lo hacen con canciones tradicionales que vienen de siglos atrás y por ahí no le cambian mucho la letra y lo que dicen ganaremos gracias a dios es parte de una canción ya establecida, tradicional.

¿Es una sociedad machista, en la película todo ronda en torno al hombre?

Fernando Romanazzo: No tanto, en la película nosotros tuvimos una dificultad, no se ven muchas mujeres por una cuestión primero idiomática, y segunda porque al ser nosotros extranjeros las mujeres no nos dan mucha bolilla, por eso sólo pudimos acercarnos a las mujeres de la parte administrativa de la federación. Pero para que te des una idea la segunda al mando de la federación es mujer, creo que en algunos ámbitos hasta son menos machistas que en nuestra sociedad pero por ahí lo que tienen es una cultura diferente, por ejemplo las bodas, las mujeres están por un lado y los hombres por otro, y solamente se mezclan en reuniones con los familiares más íntimos. Por ahí cuando son más ortodoxos, religiosamente hablando tienen tradiciones que no comparto, y son más de la religión que de la propia sociedad. Pero es muy diferente a lo que pasa en otros países árabes dónde lapidan, o violan, en palestina no pasa nada de eso, las mujeres pueden ir con el pelo suelto, pueden usar jeans, pueden hacer lo que realmente quieran y nadie les dice nada. En los 6 meses que viví allá no vi ningún tipo de violencia hacia la mujer.

¿Se puede decir que más allá de lo trágico que viven es un pueblo alegre?

Fernando Romanazzo: Sin ninguna duda, yo creo que la herramienta de resistencia que más tienen es que es un pueblo feliz, la natalidad que tienen ellos es muy diferente a la de Israel, la tasa de natalidad es más alta, y no por procrear y ganar una guerra, sino porque viven los momentos, los momentos familiares con felicidad. Hasta comiendo, viven los momentos con mucha alegría porque es vivir el ahora, porque no saben si mañana van a estar, entonces viven el momento intensamente. Planificar el mañana es difícil, no sabes si vas a vivir mañana, ahí si te dicen si Dios quiere, porque no sabes si te matan o si te llevan preso por 10 años y la vida se te cambia. Toda cosita tremenda los tipos la disfrutan, eso fue una enseñanza tremenda. Si vos sos una sociedad feliz. Nadie te puede doblegar, te van a tener que exterminar, pero no te van a doblegar.

Hay una frase de Arturo Jauretche que dice ¨Los pueblos tristes no vencen¨…

Fernando Romanazzo: Exactamente, yo creo que es parte de la resistencia porque están aguantando desde hace 70 años, yo creo que eso.

Yallah Yallah-Fútbol, pasión y lucha

Un punto interesante de la película es el enfoque psicológico, de lo que va pasando entre la familia y los vínculos, porque hay jugadores que tienen toda la familia del otro lado y no pueden visitarla, o la escena de la charla de una niña y su padre dónde le muestra fotos y ella le pregunta si realmente existe el Mar Muerto porque no lo conoce.

Fernando Romanazzo: Imaginate la angustia de ese padre, que pudo ir y sacarse fotos con sus hijos mayores pero a su hija pequeña no la puede llevar, y justamente la niña le plantea no existe, si yo no lo conozco no existe. Y lo peor de todo es que desde el balcón de la casa de ellos mirando el horizonte se ve el mar de Gaza –no se alcanzaba a registrar con la cámara sino lo hubiésemos mostrado- y ellos no pueden acceder, y lo ven todos los días cuando salen al balcón, es tremendo. Pero cuando hablan entre ellos, los escuchas que dicen no se puede, pero ya podremos, tienen esperanza.

Las protestas que ellos generan reclamando, pidiéndole al mundo que los escuche son siempre reprimidas, ¿y los pocos que resisten caen presos no?

Fernando Romanazzo: Las protestas son todos los viernes, los que participan de las manifestaciones son filmados, perseguidos, las redes sociales son intervenidas, hay gente presa por postear cosas, tenes una persecución importante. Mucha gente no va a las protestas pero tarde o temprano te toca porque o te llevan preso un hijo, o te mataron a un primo, o el lugar donde trabajabas lo bombardearon, o no tenes agua durante una semana, y terminas reclamando, o yendo a las manifestaciones grandes. 

 

Revista OZ

Romina R Silva es directora de Revista Oz, poeta, escritora, Lic. Comunicación Social UNLP. Conduce programa ¨Subite¨ en FM Nacional 95.5, coordina talleres de escritura creativa. es organizadora del Festival de Poesía en Lobos siendo parte del FIP.

Deja un comentario