Entrevista a Victoria Chaya Miranda, directora de ¨A oscuras¨

A OSCURAS la última película de Victoria Chaya Miranda nos invita a viajar en la intimidad de personajes solitarios y marginales de la gran ciudad de Buenos Aires que luchan por no caerse y se refugian en sus secretos y adicciones. Es un viaje sensorial con la original música de Lula Bertoldi, cantante de Eruca Sativa.

Charlamos con su directora sobre la película; el difícil momento del cine nacional, y también su compromiso feminista como realizadora audiovisual. 

Victoria Chaya Miranda
Victoria Chaya Miranda

ENTREVISTA A VICTORIA CHAYA MIRANDA DIRECTORA DE LA PELÍCULA A OSCURAS

¿Cómo fue adaptar el guión a esta película que es A oscuras?

Victoria Chaya Miranda: El guión traía algo muy atractivo para mí, la historia de tres personajes que tienen una vida nocturna, viven de noche y duermen de día. Me gustó la idea de contar esa historia en Buenos Aires, de tres personajes estancados en sus mundos y pensar cómo llevar eso al mundo audiovisual. Me pareció que ahí había un desafío desde lo sonoro, desde lo visual que me convocó mucho.

La propuesta de Carla Scatarelli de que lo dirija llego a fines del 2012, y por supuesto sí propuse algunos cambios, algunos que Carla tomó, y llegamos a una versión que se acercaba a lo que me imaginé para la película. Porque siempre hay una distancia entre el guión y lo que vos estas visualizando o la potencialidad de cada historia. Propuse por ejemplo, cambio de locaciones, que este personaje no viva en un edificio que viva en una casa; que este personaje sea taxista o cafetero, que son personajes que no pueden faltar en Buenos Aires, esas fueron un poco mis sugerencias. En el caso del cafetero me pareció infaltable porque es un personaje diurno, que es el opuesto a Lola, el personaje de Esther Goris.

¿Sentís que lograste plasmar lo que tenías pensado?

Victoria Chaya Miranda: Sí creo que sí, que es una película muy particular, después el gusto y disgusto del observador es bien recibido, porque yo como realizadora audiovisual no busco hacer una obra perfecta , sino decirle algo a la sociedad. En ese lugar me expreso, me desnudo como artista y como persona imperfecta, por eso recibo la mirada del espectador, porque creo que los artistas buscamos aprender de la vida de esa manera.

Esther Goris
Esther Goris, interpreta a (Lola)
En estos personajes se puede ver el aislamiento, la carencia, como las adicciones rondan la vida de cada uno de ellos. Pudiste enlazar estas tres historias ¿qué cosa quisiste transmitir?

Victoria Chaya Miranda: La película ilustra el padecer en determinadas situaciones, en algunas la resuelve y en otras circunstancias no. Hay un hundimiento profundo en la adicción, hay adicciones más difíciles que otras, hay placebos o sustancias que ingieren estos personajes que muchas veces son el amortiguador del pasado, como en el caso de Esther Goris (Lola). Ella toma alcohol y necesita sus pastillas porque hay algo muy oscuro en su pasado, muy difícil de sostener en su presente. Creo que ilustra de manera muy particular circunstancias que nos pueden pasar a cualquiera, en una ciudad que está llena de gente, pero que también te propone estar sumergido en una soledad y en un anonimato muy profundo.

Una de las historias muestra claramente la violencia hacia las mujeres, el personaje de la bailarina que llega con ilusión y que está en un vínculo violento con su pareja

Victoria Chaya Miranda: Sí, para mí el tema central era resaltar eso, las tres historias hablan de lo que sufrimos las mujeres en la mirada que la sociedad tiene sobre nosotras, sobre nuestro ser, nuestro espíritu y nuestro cuerpo. En el caso de la bailarina que es el personaje que hace Guadalupe Do Campo (Ana), ese cuerpo es cosificado es utilizado y es abusado por su pareja, pero en el caso de Lola, su cuerpo también es juzgado y condenado por lo que fue y ya no es, porque perdió su cresta de ola y ahora ese talento queda con pocas butacas presentes, no está en juego el talento de esa actriz sino la mirada de esa sociedad que la condena por ya no ser la joven que era. Y en el caso de Lucio (Francisco Bass), que es un relaciones públicas, adicto a la cocaína, creo que el trato que él da a todas las mujeres que lo rodean es nefasto, y eso no fue algo casual, eso tienen que ver con como nuestros cuerpos están expuestos de manera desequitativa, de manera desigual. Hay eventos que parecen aislados en la película, que aparecen de manera disruptiva que tienen que ver con esa mirada que como directora quise resaltar. Quise poner sobre la mesa que en la noche de Buenos Aires las que estamos en peligro somos las mujeres.

Francisco; Basso, Guadalupe Docampo, y Alberto Ajaka en A Oscuras
Francisco; Basso, Guadalupe Docampo, y Alberto Ajaka en A Oscuras
Participas de un Colectivo de Mujeres del Cine, Como está realizándose esta experiencia, cómo lo están viviendo?

Victoria Chaya Miranda: Por un lado creo que fue una de las mejores cosas que me pasó durante el 2018. Soy feminista desde hace muchos años, un de las cosas que más me gusta es ver mis viejos escritos, y encontrarme que había preguntas que me las hacía. De muy pequeña mi madre me enseño que el mundo era muy injusto, muy desigual y que todo lo que yo quisiera lo iba a pelear tres veces más que un hombre. Nacer con una madre que te entrena para Vietnam es muy bueno, (risa) me hizo muy bien, me quitó el halo de ilusión hacia el enamoramiento, el príncipe azul y otras cuestiones que hicieron que fuera hacia mis objetivos cueste lo que cueste.

Vengo de ese entrenamiento, de una científica que es mi madre, y por otro lado encontrarme con realizadoras, con colegas, feministas como yo, que buscan la igualdad de género, la equidad de género de diferentes manera, fue genial, porque nos juntamos muchas generaciones, y eso nos protegió. A mí me pasó que pude ayudar con insumos de mi productora Inocencia Cero a otras producciones y también me ayudaron otras productoras, porque con la inflación los insumos están muy caros, y los riesgos que hay son mayores. Creo que a la crisis la combatimos entre todas y eso fue muy interesante. Estamos juntándonos con otros colectivos como MUA (Mujeres Audiovisuales Argentina), también muy interesante.

¨Me da la sensación de que las mujeres estamos empezando a protegernos entre todas y esa marea es lo más hermoso que hay en este momento¨.

La situación complicada del país vuelve más compleja la producción de películas, este colectivo está bancando también en este sentido más allá de visualizar el feminismo

Victoria Chaya Miranda: Si, el colectivo pasa por ahí, nos estamos compartiendo insumos, recomendando buenas personas, y advirtiendo de aquellas que no respetan el género.

Estaba filmando una película policial en noviembre, que estrenaré en noviembre, y estuvo el paro de mujeres con motivo de Lucia Pérez y la condena espantosa que hubo, una vergüenza, la descondena digamos. En esa situación yo sabía que como productora me venía pésimo parar, teniendo poco presupuesto no era lo mejor, pero a su vez sabía que todas las mujeres que trabajamos en la productora queríamos y teníamos que parar. Entonces paramos media hora, nos sentamos todas a hablar del tema, de lo que nos inquieta, y fue un momento genial, super potente.

Esther Goris juanto a Victoria Chaya Miranda
Esther Goris juanto a Victoria Chaya Miranda
Señalaste que el caso de tu madre tuviste la posibilidad de que te empodere, eso es algo muy positivo ¿cómo ves la situación de la mujer, que es determinante a la hora de enseñar, y tratar de hacer caer este Patriarcado, porque mucho tiene que ver con la crianza que la mamá da.

Victoria Chaya Miranda: Si tal cual, yo venía justo de una madre científica que peleaba por dirigir el CONICET, y dedicó su vida a la investigación, me parece que me transmitió esa fortaleza. En el caso del aprendizaje, -muy interesante esta pregunta- yo doy clase en el CIC que es una escuela de cine, y les pido a las mujeres que agarren los fierros, agarren las cámaras, les pido que en los equipos las mujeres sean el 50 por ciento, y que en el mismo porcentaje sean cabezas de equipo, que si hay que hacer dos cortos uno lo tiene que dirigir una mujer. Pero invisiblemente siempre algo pasa. Siempre tengo que parar algún rodaje del práctico, decirles por qué le respondiste de tal manera a esta piba, por qué le estas pidiendo masajes si ella es la directora de arte y vos su asistente, por qué la canchereada. Los expongo, les pido que se re piensen, les digo que duden de las palabras que tienen en su haber, de su espontaneidad bromista, porque es machista; creo que las generaciones posteriores serán mejores. Nos queda mucho por aprender, vivimos en un mundo super desigual, re desequitativo.

Alberto Ajaka y Francisco Basso en A Oscuras
Alberto Ajaka y Francisco Basso en A Oscuras
Volviendo a la película A oscuras ¿Cuando la filmaron y cómo fue el rodaje?

Victoria Chaya Miranda: La filmamos en enero del 2018, el rodaje fue de cinco semanas, fue en verano con 40 grados, un verano intenso. Y en el medio pasó la inflación, pasaron los proveedores diciendo lo que salía dos ahora sale cinco, fue difícil la post producción de esta peli, fue una montaña rusa financiera que logramos sortear gracias a mucha gente que me acompaña, y a los artistas que ceden ante los conflictos y  que posibilitan también que podamos terminar los procesos con el menor riesgo posible digamos.

¿Cómo ves el panorama a futuro? ya que tenes pensado lanzar otra película a fin de año y trabajar en nuevos proyectos.

Victoria Chaya Miranda: Veo complicado al instituto (Incaa), en su proceso de la salida de créditos ahora los han bancarizado, con un interés como si te compraras una casa, es una locura. Los productores cuando presentamos un proyecto nos hacemos responsables de la construcción de esa obra audiovisual, en la cual millones de pesos pasan por tu cuenta y se van, no podes hacer cualquier cosa con ese dinero, está destinado a una obra. Vos no sos una empresaria, sos una productora que está gestionando financieramente, como si fuera la construcción de un edificio, la construcción de una película. Que eso implique un riesgo inflacionario, al estar en un país con una inestabilidad total, que tiene la deuda más grande del mundo, y si no metieron en una situación en la que o sos un empresario o no podes hacer cine.

¨Siento que no se está cumpliendo la Ley de cine y que en Argentina a nivel audiovisual estamos pasando por una crisis jurídica, no se está cumpliendo la ley de cine, ni la cuota de pantalla, y el poder judicial brilla por su ausencia, nadie hace nada. La voluntad política para que haya películas argentinas, pasa a ser bastante dudosa¨.

Digámosle a los lectores de esta nota ¿Por qué tiene que ir a ver a oscuras?

Victoria Chaya Miranda: Tienen que ir a ver A oscuras porque se van a encontrar con la música de Lula Bertoldi que es la cantante de Eruca Sativa, una música muy particular, y un viaje muy profundo hacia las particularidades de estos personajes solitarios y a la vez rodeados de  gente en la noche de Buenos Aires, lleno de riesgos y a la vez llenos de reflexiones. Me parece que se van a encontrar con  una experiencia sensorial muy interesante.

https://www.youtube.com/watch?v=qFCwgJ44qaY&feature=youtu.be

Revista OZ

Romina R Silva es directora de Revista Oz, poeta, escritora, Lic. Comunicación Social UNLP. Conduce programa Zoom a la tierra, por FM 89.3. Coordina Talleres de Escritura Creativa. Es organizadora del Festival de Poesía en Lobos siendo parte del FIP.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Deja un comentario