Crítica de ¨The post¨ de Steven Spielberg

¨The post¨ los oscuros secretos del Pentágono, film nominado al Oscar como mejor película, dirigido por Steven Spielberg, combinado con grandes actores como Tom Hanks y Meryl Streep, además de actores y personajes secundarios muy bien implementados, nos ofrece lo que es el cine puro.

Quizá muchos tengan a Spielberg como el de Tiburón, o Jurassic Park, pero no hay que olvidarse que últimamente hizo Lincoln y Puente de Espías, dos films mucho más vinculados a lo político y lo real, que a la ficción pura.

Por eso probablemente que alguna gente le parezca pesado el hablar de algunos temas políticos de otro país, como lo de Vietnam. Pero Spielberg logra interesarnos en lo que pasa en el film pasado los primeros minutos, con cada enfoque hecho a la perfección.

Meryl Streep en el papel de Kay Graham, primera editora de periódicos del pais

El film cuenta el dilema que tenía un periódico chico para ese entonces, llamado The Washington Post. Tenían que tomar la decisión de publicar o no documentos secretos sobre la guerra de Vietnam,  entre otros temas, que involucraban a diferentes presidentes de Estados Unidos.

Pero esto es mucho más que este problema. Ya que no es el periódico entero quien debe decidir, sino la primera editora de periódicos del país, Kay Graham (Meryl Streep). Ella es la responsable, y a la vez lucha con esa incomodidad que sufre debido a que los socios del Post quieren lo mejor para el periódico, presionándola a tomar decisiones. ¿Debe arriesgarse o no?.

Aquí se ve la relación de la prensa con todo lo demás, la confianza y la desconfianza entre instituciones. Primero vemos como el New York Times publica los primeros papeles, para luego el gobierno prohibirles que lo sigan haciendo. Entonces El Post empieza a investigar.  El que quiere dar la noticia a toda costa es el editor Ben Bradlee (Tom Hanks).

The post
Escena de The post, el editor Ben Bradlee (Tom Hanks) trata de convencer a Kay Graham (Meryl Streep)

Por lo cual hay varios diálogos entre Streep y Hanks regalándonos momentos brillantes en actuación y puesta en escena. Ella hace un papel brillante como una mujer retraída, como intentando manejar todos los prejuicios y responsabilidades que le tocan al manejar el periódico. Esto es debido a que su padre le dejó el periódico a su esposo, pero él se suicidó. Quedó todo en manos de ella. Mientras que Hanks, interpreta al editor empedernido, obstinado que sigue para adelante, todo sea para contarle la verdad a la gente.

Más sobre el film de spielberg

Y esto es lo primordial que quería mostrar Spielberg con este film, ya que quería lanzarlo lo antes posible dados los paralelismos entre su tema y el floreciente clima de “noticias falsas”, con Trump en los Estados Unidos. Según Meryl Streep, el rodaje físico comenzó en mayo (2017) y finalizó al final de Julio (2017) y Spielberg la terminó dos semanas después, realizando una hazaña sin precedentes. La gestación desde el guion hasta el corte final duró unos modestos 9 meses. Increíble.

Que no esté nominado a mejor director Spielberg es bastante raro, debido a lo mencionado, y a secuencias filmadas y confeccionadas perfectamente. Hay una secuencia en dónde varios personajes hablan por teléfonos fijos, con un broche estupendo realizado por Meryl Streep, dándonos a entender el por qué fue nominada. Asimismo hay una escena de Meryl Streep rodeada de hombres con traje, teniendo que tomar una decisión, la cámara que la enfoca, ella en el centro. Cine puro.

Bob Odenkirk, Tom Hanks, y Steven Spielberg durante el rodaje
Bob Odenkirk, Tom Hanks, y Steven Spielberg durante el rodaje

La selección de actores y actrices para los personajes secundarios es espectacular. Con caras muy conocidas, muchas provenientes de series de televisión como Better Call Saul, The Leftovers, y varios de la serie Fargo.

Uno de los que se destaca es Bob Odenkirk (Better Call Saul, Breaking Bad) que interpreta a Ben Bagdikian, quien es el protagonista de una gran secuencia de él recurriendo a sus fuentes para obtener las noticias. También se deben corroborar en un tiempo límite, sin saber si se publicarán o no.  Todas estas secuencias llenas de un ritmo vertiginoso elegante.

Spielberg compone cada cuadro de dialogo tan hábilmente que no aburre, entretiene a la vista. Se pueden llegar a miles de suposiciones de porque no fue nominado como mejor director, quizá por no demostró demasiada innovación, al haber ganado una película bastante parecida llamada Spotlight en 2015. Ya que los guionistas Liz Hannah y Josh Singer (quien también escribió Spotlight) probablemente también debieron ser nominados como mejor guion original. Tal vez porque de Spielberg se espera siempre mucho más.

El mérito es haber lanzado este film lo más pronto que pudo, teniendo como base uno de las frases que se dice en la película: “La prensa debe servir a los gobernados, no a los gobernadores.”

Revista OZ

Federico Bazán es colaborador en Revista OZ. Estudia la Lic. en Artes Audiovisuales y la Lic. en Artes de la escritura en la UNA. Además, escribe para su blog Mente y Corazón.

Deja un comentario