Crítica de la película ¨The Florida Project¨

The Florida Project, última obra del realizador Indie Sean Baker, amenaza los códigos del drama, atenta contra el golpe bajo y sin ceder a la crueldad, fabrica un cuento de hadas protagonizado por indigentes que no reniegan de su condición. 

Ya desde la organización de la historia hay un hálito de libertad que no sujeta sus secuencias con correspondencias lineales. La narrativa se conduce por el ir y venir de Moonee y sus amigos, niños que habitan un motel paupérrimo de Kissimmee cercano a Orlando.

Es en ese terreno donde la película ubica una marcada vitalidad, expresada en las incesantes panorámicas, movimientos de cámara que rodean a los personajes en sus periplos y colores vigorosos que responden a la idea de estilizar la fealdad y  la mugre del espacio. 

Escena de la película¨The Florida Proyect¨
Escena de la película¨The Florida Proyect¨

La vitalidad se intensifica con el esplendor del cast. Los personajes se mueven por una tradición circundante al cine de Truffaut, tanto en perseguir las situaciones cotidianas de los protagonistas como en retratar la naturaleza salvaje de los infantes. Ellos elaboran una felicidad ajena a las circunstancias, porque la desigualdad no puede impedir las cosmogonías de la infancia. La fuerza arrolladora de Brooklynn Prince se aúna con la puerilidad y rebeldía de su madre, interpretada por Brina Mientras que Willem Dafoe compone un personaje de una empatía inconmensurable.

Baker orquesta estas criaturas con un humanismo atípico de carácter soez, melancólico y alegre. Por eso el punto de vista es de los niños incapaces de juzgar moralmente a los otros, hacedores de su propia ética. 

Escena de la película¨The Florida Proyect¨
Escena de la película¨The Florida Proyect¨

La construcción simbólica se consolida por la dimensión política-social. Disney fuera de cuadro y la periferia en foco. Al margen de esa construcción idílica se esconden los olvidados, que viven como pueden y que a su modo construyen su propio reino de princesas. No es casual que el nombre del motel sea Magic Castle y que en la concepción de los entornos se esboce una réplica marginal de un parque temático, similar a la del del tío Walt. La pregunta de Baker parece ser si acaso la felicidad y la aventura también se volvieron cuestiones de clase.

El espíritu de The Florida Project sigue rodeando la conciencia y el corazón del espectador, luego de un final (con cierta carga irónica y de un marcado cambio de registro fílmico-narrativo) no sólo brillante sino necesario: la capacidad de poder seguir edificando un orbe imaginario en cualquier castillo.

THE FLORIDA PROJECT

Título original: The Florida Project

Año: 2017

Duración: 115 minutos

País: Estados Unidos

Dirección: Sean Baker

Guión: Sean Baker y Chris Bergoch

Fotografía: Alexis Zabé

Reparto: Willem Dafoe, Brooklynn Prince, Bria Vinaite, Caleb Landry Jones, Mela Murder,Valeria Cotto, Christopher Rivera, Macon Blair, Sandy Kane, Karren Karagulian,Lauren O’Quinn, Giovanni Rodriguez, Carl Bradfield, Betty Jeune, Cecilia Quinan,Andrew Romano, Samantha Parisi y Gary B. Gross

Productora: Cre Film / Freestyle Picture Company / June Pictures. Distribuida por A24

Género: Drama

Revista OZ

Tomás Manzo es colaborador de Revista OZ, cinéfilo, Estudiante de Letras en UBA.

Deja un comentario