Crítica de la película ¨Todo lo que veo es mío¨

Debo comenzar diciendo que si viviera, esta sería una ficción de la que Marcel Duchamp se sentiría orgulloso. Probablemente sería el tipo de película que a él le hubiese gustado filmar de haber sido director de cine.

Es que tal como el arte de Duchamp, este filme parece haber surgido más de un acto de espontaneidad creativa, que de la minuciosa producción industrial a la que nos tiene acostumbrados el cine moderno. Especialmente el made in Hollywood.

El comentario, lejos de ser una crítica negativa, es un reconocimiento a la frescura con que el filme encara una anécdota conocida (o relativamente conocida): los 10 meses que el artista y ajedrecista francés, Marcel Duchamp, pasó en Buenos Aires, de mediados de 1918 hasta mediados de 1919.  Tal vez los primeros minutos, hasta que en pantalla aparece el título, puedan confundir un poco a los espectadores, pero una vez aceptada la propuesta, resulta bastante entretenida.

Michel Noher en Todo lo que veo es mío

No abundan los diálogos en la película. Está más basada en las imágenes: la cámara fija en el rostro de Duchamp, o enfocando como unta una tostada carbonizada, o siguiendo los ejercicios de Yvonne –novia/amante de Duchamp en parte de su estadía porteña-, o en algún aspecto del paisaje. Se suma a esta característica el jugueteo, en justas dosis, con el surrealismo y el absurdo.

El tiempo de la narración, siempre fragmentario, como en collage, avanza en la medida que Duchamp escribe cartas a diferentes familiares y amistades en el transcurso de su estadía; aunque en realidad, la estructura del filme es circular. En estas cartas se deslizan agudos comentarios sobre Buenos Aires y la sociedad porteña de la época: define a Buenos Aires como “una gran ciudad de provincia”, sin mucho para hacer –salvo el tango-, con una sociedad cerrada, que no aprecia a las mujeres solas, y donde no se hace ni se construye nada, sino que todo se trae de Europa. Sin embargo, reconoce que se come muy bien y que la manteca es excelente. Más importante para el desarrollo, es que en esas cartas desliza datos sobre su vida y su persona: se reconoce haragán, que no tiene amigos en la ciudad y que se aburre. Sin dudas, el dato fundamental, de las cartas y de lo que se ve, es su creciente atracción/adicción por el ajedrez.

Michel Noher
Michel Noher en una escena de la película Todo lo que veo es mío

La película también juguetea con la biografía de Duchamp, haciendo que, por ejemplo, su alter ego femenino –Rose Selvy- “nazca” en su estancia porteña, y así con alguna otra anécdota posterior a su paso por acá.

Michel Noher, hijo del conocido actor fanco-argentino Jean Pierre Noher, está muy bien en la piel de Duchamp, pero a quien escribe, impresionó por la dosis de frescura y desfachatez que aporta en cada aparición suya, la actriz Malena Sánchez, que interpreta a Ivonne Chapel. Sobre ellos dos, descansa prácticamente casi toda la estructura de la película.

Otros puntos altos del filme son su fotografía y música. Ambas potencian el espíritu intimista/surrealista, y a veces burlón, pero enmarcándola adecuadamente a la época retratada. Otro gran acierto en este sentido, es el hecho de que sea en blanco y negro. La imagen resulta siempre nítida, luminosa. Alegre incluso.

La película compitió en la Sección Argentina del 32º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

FICHA TÉCNICA:

Dirección: Mariano Galperin / Román Podolsky
Guión: Mariano Galperin / Román Podolsky
Edición: Andrés Tambornino
Fotografía: Diego Robaldo
Dirección de Arte: Lorena Ventimiglia
Sonido: Saavedra Sonido.
Música: Diego Tuñon
Asistente de Dirección: Rodrigo Reinoso
Jefa de Producción: Florencia Dominguez

ELENCO: Michel Noher, Malena Sanchez, Julieta Vallina, Luis Ziembrowski, Guillermo Pfening, Julia Martinez Rubio, Ivan Moscher, Gaspar Pouye, Francisco Garamona.

Revista OZ

Rodrigo Tisnés es colaborador de Revista OZ, nació en Rocha, Uruguay, escritor, periodista, estudió ciencias políticas, coordina un taller literario en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la UBA.

Deja un comentario