Crítica de la película ¨Mala Vida¨

El cine argentino con menos reconocimiento trae películas divertidas, llenas de acción y violencia que no suele abundar en la corriente mayoritaria. Estos films, como ¨Mala Vida¨, le dan un aire fresco a la cinematografía argentina, tomando a otras películas o autores como referencias que no suelen ser regulares en nuestro país.

En este caso los directores Mad Crampi (“Todos mis Muertos” Ganadora del concurso largometraje del INCAA) y Fernando Díaz (Director de Aterrados, próximamente estrenada en nuestros cines) nos traen un film con claras referencias a lo Tarantinesco del cine. Como también una violencia estética elegante y una presentación de personajes que recuerda a las primeras películas de Guy Ritchie.

Una película de Mad Crampi y Fernando Díaz
Una película de Mad Crampi y Fernando Díaz

¿De qué trata? Nos encontramos en una Buenos Aires salvaje, posmoderna, de colores intensos y pasiones urgentes donde Heidi, la estrella pop del momento, desaparece sin dejar rastros. Acá empiezan a aparecer los protagonistas, todos envueltos en esa música surf rock gracias a la banda argentina The Tormentos, que recuerda a los films de Robert Rodriguez y obviamente de Quentin Tarantino.

Primero vemos a un ladrón de autos obsesionado con una chica que cree amar aunque la acaba de conocer. Ambos parecen ignorar el hecho de que ella es idéntica a la estrella pop desaparecida.

También nos presentan a dos estafadores pretendiendo aprovechar la situación y fingir un secuestro (es decir, secuestrar a la que se parece a Heidi) para cobrar rescate. Con Maxi Ghione (Acuña) a la cabeza.

película Mala Vida
Escena de la película ¨Mala vida¨

Por último Paolo y Marc, dos ladrones de electrodomésticos, junto con Frenchi de lo mejor en la dinámica de diálogos, que son los que están con la verdadera Heidi inconsciente en el sillón.

Estas tres líneas narrativas se encontrarán a lo último para un clímax brutal, sangriento y con muchos tiros.

En sí, dos de las tres historias funcionan perfectamente con su humor absurdo, actuaciones y diálogos. Maxi Ghione interpretando a Acuña es de lo mejor de la película. Como comodín tenemos el carisma de Magnus Mefisto (Pablo Avendaño), además de la mencionada agilidad en las conversaciones de algunos actores.

película ¨Mala vida¨
Escena del secuestro, en película ¨Mala vida¨

A pesar de que hay algunos fallos en la continuidad, con un montaje impreciso en pocos momentos, y de caer en el truco de usar lo absurdo como excusa para generar giros narrativos y así sorprender al espectador, es una película muy entretenida. Atrae en lo visual, te puede hacer reír la incoherencia de algunas situaciones. Abundan las drogas que se toman como caramelos, y las armas que se sostienen como si fueran una extensión del brazo. Te deleitaras con la violencia y con la posibilidad de ver una película argentina así, que con poco presupuesto hizo mucho y que te hace pensar que con mucho más presupuesto, esto pudo haber sido muchísimo mejor. A no perdérsela.

Del 22 al 28 de feb en el Cine Gaumont 14:45 y 20:30hs.

Revista OZ

Federico Bazán es colaborador en Revista OZ. Estudia la Lic. en Artes Audiovisuales y la Lic. en Artes de la escritura en la UNA. Además, escribe para su blog Mente y Corazón.

Deja un comentario