Cine: Próximamente, ¨La otra piel” de Inés de Oliveira Cézar

Resulta difícil realizar la crítica de una película que en realidad es, paralelamente, una obra de teatro, o collages del ensayo y estreno de una obra de teatro; aunque el guión y la Directora –Inés de Oliveira Cézar- se esfuerzan en dotar de unicidad a la obra, con resultados dispares.

La historia fílmica, un drama, narra la historia de Abril (¡excelente María Figueras!) una licenciada en letras que trabaja como tatuadora, porque “es una forma de lenguaje más primitiva”. Sostiene una relación insatisfactoria con Octavio, un actor y director de teatro más preocupado por los ensayos y montaje de su futura obra, que en atender la relación de pareja. Esta crisis de pareja, nunca explicitada, la lleva a un encuentro casual con un amante, y un hecho sorpresivo acaecido en ese fugaz encuentro, dispara la historia central: Abril decide huir, fugarse, escapar, y termina en un pintoresco pueblito costero de Brasil, donde alquila una casa por un mes. Se va sin anunciarlo ni avisarle a nadie. Ni a Octavio, que asiste desconcertado a esta desaparición, ni a su madre.

En Brasil, intenta ser otra, reconvertirse. En escenas cargadas de silencios, paisajes y gestos, vamos asistiendo al proceso introspectivo por el que pasa Abril, durante todo ese tiempo, hasta que la aparición de otro hombre, desata un nuevo conflicto y precipita su regreso a Buenos Aires.

Esta relación conflictiva con los hombres (por diversas circunstancias) son los disparadores de las reacciones de Abril: el distanciamiento con su novio, la sorpresa con el amante, y el giro inesperado con el galán que la devuelve a Buenos Aires. En el interín, surge otra presencia masculina, bastante más siniestra, aunque el acto que deja entrever está tentado de cometer, queda en potencia.

Sin lugar a dudas, su relación más sana, y sincera, es con su madre, quien durante todo ese tiempo se ocupa de cuidarle las plantas y de llevar sus cosas de lo de Octavio.

La otra historia presentada, es un juego metaficcional, en la que Rafael Spregelbuld, encarna a Octavio que hace de un Director de Teatro muy parecido al Spregelbud de la vida real, que está hiper-concentrado en los ensayos y la puesta en escena de la obra La terquedad, de la cual se muestran retazos de ensayos y su estreno en el Cervantes.

En este cruce entre película y montaje de la obra, entre ficción y meta-relato, la voz en off de Octavio/Spregelbud va recitando pasajes de la obra en las escenas de Abril, que hacen de voz interior de la protagonista en medio de sus silencios.

La película, que por su tónica y tono podría parecer lenta, no lo es para nada. La historia de Abril avanza cargada de silencios y poesía, con una magnífica interpretación por parte de María Figueras, que da carnadura real a un personaje desafiante y complejo.

La fotografía es la otra gran protagonista de la película, ayudada, claro está, por los paradisíacos paisajes de la costa brasileña, y la casi permanente presencia de agua, en forma de lluvia y de playa, que construyen el tono intimista, un poco melancólico, de La otra piel.

“La otra piel” de Inés de Oliveira Cézar

La película participó en la Competencia Argentina del BAFICI 2018 (es co-producción argentino-brasileña) y se estrena a partir del próximo 16 de agosto en circuitos comerciales.

FICHA TÉCNICA

Género: Drama
Dirección: Inés de Oliveira Cézar.
Elenco: María Figueras, Rafael Spregelbuld, Pablo Seijó, Roxana Berco, y Mónica Galán.
Duración: 110 minutos.

Revista OZ

Rodrigo Tisnés es colaborador de Revista OZ, nació en Rocha, Uruguay, escritor, periodista, estudió ciencias políticas, coordina un taller literario en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la UBA.

Deja un comentario