Cine: Crítica de la película ¨Los Hermanos Karaoke¨

en

De una película titulada “Los Hermanos Karaoke” uno puede esperar, sin realizar un prodigioso esfuerzo de imaginación, que tendrá algún aspecto vinculado al canto y la música y efectivamente lo tiene. Pero es mucho más que eso. El título también sugiere una comedia, y efectivamente lo es, pero no es cualquier tipo de comedia: parte de una premisa absurda y eleva la apuesta, hasta que parece una experiencia lisérgica, termina siendo una comedia dramática.

La historia comienza con una pareja, Mía y Simón (de hermanos o romántica, eso queda a criterio del espectador) que llegan en una vieja citroneta a un pueblito perdido, cerca de la cordillera, donde cantarán en una cena show en Noche Buena. Esto forma parte de su “marketing strategy”, ya que ambos sueñan con triunfar en el mundo de la música, haciendo shows en bares y fiestas de karaoke mediante la realización de covers de canciones y cantantes más o menos conocidos.

Los hermanos karaoke

El problema es que tienen que pasar unos días en el pueblo y no cuentan con mucho dinero para quedarse en un hotel. Por tanto, compran una carpa, y resuelven pasar los días siguientes en un camping cercano. Es en la búsqueda de este camping se cruzan con Alan, una suerte de profeta-chamán, que viste de traje, anda descalzo, y conjuga en su discurso componentes marxistas, ecologismo new age, sabiduría ancestral, y marketing empresarial del más duro y mercantilista.

Lo cierto es que Mía y Simón quedan fascinados-enredados en este discurso seductor y motivador de Alan, quien hace que se cuestionen el sentido de su arte, sus deseos de realización personal y grupal, el éxito, y la popularidad.

Mía (Maru Zapata) cantando en Los hermanos karaoke
Mía, protagonizada por Maru Zapata, cantando en Los hermanos karaoke

Al mismo tiempo se va generando una suerte de triángulo amoroso entre el gurú, la práctica y metódica Mía, y el soñador e ingenuo Simón; que va tensionando al dúo original, y en el que Alan, hábilmente, y en cuentagotas, va jugando su papel de Loki, hasta llegar a un final inesperado y tan absurdo como poético.

En definitiva, no es “La Vida de Brian” ni “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada” de Monty Python, pero es una comedia absurda más que correcta y que hace reír en varios pasajes, aunque tal vez la parte final, el desenlace, parezca un poco apresurado de más y no tan bien resuelto en alguna parte. Podían haberse tomado un poco más de los 77 minutos que dura la película.

Como debe ser en una película de este tono, la musicalización es descacharrante y aporta al juego general; mientras que los escenarios naturales, magníficos, por el contraste aportado, también suman a lo absurdo de la propuesta.

Este se trata del segundo largometraje del grupo Cine Humus, un colectivo que hace más de diez años vienen trabajando y que participan de todo el proceso creativo, desde la escritura del guion, hasta la actuación, pasando por la dirección artística.

La película participó del último BAFICI en la categoría de cine independiente, además de otros festivales de cine.

Agustín Gregori y Bernardo Francese en Los hermanos karaoke
Agustín Gregori y Bernardo Francese en Los hermanos karaoke

FICHA

Título: Los hermanos Karaoke

Duración: 77 minutos

Género: comedia (absurda)

Directores: Bernardo Francese/ Agustín Gregori/ Ignacio Laxalde

Actores: Maru Zapata/ Agustín Gregori/ Bernardo Francese

Revista OZ

Rodrigo Tisnés es colaborador de Revista OZ, nació en Rocha, Uruguay, escritor, periodista, estudió ciencias políticas, coordina un taller literario en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la UBA.

Deja un comentario