Cristina Appratto: el stand de Uruguay es visitado en forma permanente

en

El año pasado, en la 44ª edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, Montevideo fue la ciudad invitada de honor. Eso significó que tuviera un lugar destacado, tanto en los metros cuadrados del espacio, como en la programación de actividades.

Este año, lejos de las candilejas del año pasado, la presencia de Uruguay –no de su capital-  es más modesta, menos intensa; pero no por ello menos atractiva. El espacio es gestionado por la Camara Uruguaya del Libro (CUL) con apoyo institucional del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y el Instituto Uruguay XXI que promueve inversiones en el país.

Con Cristina Appratto, ex gerenta de la CUL, tuvimos la posibilidad de dialogar acerca de cómo se ha desarrollado la presente edición de la Feria.

¿Cómo ha sido la experiencia del stand de Uruguay en la presente edición de la Feria del Libro?

Cristina Appratto: Bueno, la verdad es que las visitas al stand son permanentes. No solamente de argentinos y algún otro extranjero, mexicanos, peruanos, que vienen buscando material concreto de Uruguay. Preguntan por material de música, de fútbol, poesía, narrativa. Vienen directamente a buscar. Y muchos uruguayos que viven aquí, y que aprovechando que la Camara del Libro junto al MEC tienen un stand dentro de la Feria, vienen buscando material. O, de lo contrario, si no vienen a comprar, preguntan dónde lo pueden conseguir después porque saben que a Uruguay viaja mucha gente.

¿Cómo ha estado el tema ventas? Las librerías comerciales que están acá coinciden en señalar que es un año a la baja.

Cristina Appratto: Nosotros, si comparamos este stand con las ventas del 2017, porque 2018 es incomparable por haber sido Montevideo la Ciudad Invitada de Honor, sí, las ventas han sido menos. Yo creo que hay causales para eso: una es que las personas  aman los libros, les gustan los libros, pero, piensan un poquito antes de comprarlos. Por otro lado, también se necesita una venta más elástica, por ejemplo usar tarjeta de crédito, que nosotros, viniendo de otro país, no tenemos como. Entonces, no se preocupan tanto por el precio. Si nosotros les dijéramos “te lo ofrecemos en tres pagos” lo llevan igual.

¿Qué es lo que más sale?, ¿lo que más solicitado por el público que las visita?

Cristina Appratto: Salió mucha poesía, ya que Ida Vitale ganó el Premio Cervantes. Entonces, evidentemente vienen buscando a Ida y lo que haya de poesía. Y música. No solamente libros de música, si no también cd’s. También buscan de gastronomía, y algo de historia reciente, pero no con la fuerza con la que se vendía antes. Ya no es tan reciente (risas).

Justamente, el año pasado Ida Vitale tuvo una presencia muy importante con Montevideo como Ciudad Invitada de Honor, y el Premio Cervantes es como que refuerza su figura.

Cristina Appratto: Claro. Además, viste que es toda una generación de poetas que se viene buscando. El Día de Uruguay hicimos un homenaje a la Generación del 45’ con figuras como Ida, Idea Vilariño. Juana de Ibarbourou también. Yo observé algo que me llamó la atención: no nos han pedido muchos poetas varones, nos han pedido muchas poetas.

¿por Benedetti tampoco?

Cristina Appratto: Poco Benedetti, poco Onetti. Es raro porque siempre son buscados. Pero este año hubo como un vuelco hacia la literatura femenina. Es raro, porque hay más literatura masculina, por lo menos en Uruguay, que femenina. Si bien la femenina es fuerte, tenemos buenas mujeres escritoras, es como que los varones siempre van ahí, adelante. Pero este año se dio lo que te digo. A qué se debe, no lo he podido averiguar. Tal vez sea consecuencia del Premio Cervantes a Ida Vitale.

Recién comentabas el homenaje a la Generación del 45’, realizado el Día de Uruguay. ¿Han podido hacer una evaluación de esa jornada?

Cristina Appratto: Mira, nosotras (ella y la funcionaria de la CUL que atiende el stand) no pudimos ir, porque estábamos acá. Pero quienes estuvieron, nos dijeron que la actividad estuvo fantástica, con público que es lo importante. Con la presencia del Embajador que siempre nos acompaña, con gente del MEC. El Presidente de la Cámara, Álvaro Risso, nos comentó que la actividad estuvo muy linda.

¿Hay alguna oferta o promoción en el stand?

No. No tenemos ofertas. Lo que pasa es que si nos piden algún descuento, lo hacemos. Lo que nos interesa es que el libro lo tenga la persona. A veces te dicen, “no puedo con tarjeta, en vez de llevarme 3 me llevo 1”. Entonces hacemos un descuento. Lo mismo con el descuento que dan con la entrada. Nosotros estamos por fuera del mismo, pero lo hacemos de todos modos.

Si bien falta todo un año, ¿ya hay planes, tienen alguna idea para el 2020?

Cristina Appratto: Respecto a eso habría que hablar con el Gerente de la Cámara del Libro.

Me imagino que la presencia sí está asegurada.

Cristina Appratto: Desde la primera Feria, Uruguay estuvo presente. Siempre. Nunca ha faltado. Con un stand más chico, más grande, con apoyo, sin apoyo, la Cámara sola con sus socios en un espacio de 9 metros cuadrados.

Yéndonos de Uruguay. ¿Han podido ver algo de la presencia que trajo Barcelona, que es la Ciudad Invitada de Honor de este año?

Cristina Appratto: Yo estuve en una actividad hoy que me interesaba particularmente, de novela negra, con dos escritores españoles, barceloneses, y uno argentino. Estuvo interesante. Como nosotros hicimos en Uruguay mesas de novela negra 3 años seguidos, fui un poco para ver. Es bueno para evaluar lo que hiciste, comparar. No eran escritores que yo conociera, pero fue una linda actividad.

Revista OZ

Rodrigo Tisnés es colaborador de Revista OZ, nació en Rocha, Uruguay, escritor, periodista, estudió ciencias políticas, coordina un taller literario en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la UBA.

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario