La tierra se queja: Fuerza México

Cuando la tierra se queja y cruje no hay mucho que se pueda hacer, ni alarma antisísmica que nos salve, ni simulacro que nos enseñe, sólo el llamado a Dios ante el espanto, esto es lo que relatan los testigos del terremoto, que en el momento del temblor, se siente un horror intenso, una sensación de pérdida del equilibrio, literalmente se mueve el piso.

Las imágenes lo dicen todo, como estos turistas naufragando en Xochimilco en las tradicionales carrozas que ven el movimiento del agua y de los árboles y sonríen sin darse cuenta de lo terrible que está ocurriendo más allá, a unos kilómetros en Puebla, epicentro de este sismo.

FATÍDICO 19 DE SEPTIEMBRE

El terremoto de 1985 fue también un 19 de septiembre. Ya unos días antes –el 8 de septiembre-el suelo mexicano tembló dejando muertos y heridos en Oaxaca, Chiapas y Tabasco, y ahora, una vez más, el horror inunda las calles de Puebla, Morelos y el DF.

El mundo se solidariza con México al ver los edificios caer, al ver el dramático rescate de niños atrapados en una escuela derrumbada, las carreteras quebradas en dos, y la desesperación de las familias intentando comunicarse con los suyos.

Cuando la naturaleza actúa no hay mucho por hacer, quedamos indefensos, con miedo, intentando salvarnos. La solidaridad es importante en tiempos difíciles. Veo las imágenes de los mexicanos retirando los escombros de un edificio caído, y entre movimientos desesperados buscando rescatar personas atrapadas, pedir silencio para escuchar si alguien pide auxilio. A los Argentinos nos trae a la memoria las terribles imágenes del atentado a la AMIA, cuando un coche bomba explotó y derrumbó el edificio.

Las ironías de la vida hizo que ese día los mexicanos estuviesen realizando un mega simulacro de terremotos para concientizar a la población de lo ocurrido 32 años antes (19 de septiembre de 1985), terremoto en la ciudad de México que dejó 10 mil muertos, y mucha destrucción. Se sabía que la réplica fuerte llegaría, volvió a ocurrir.

Niños del colegio Rebsamen atrapados, almitas rondando los escombros, desesperación por los que faltan encontrar, los que aún esperan ser rescatados, los heridos, los olvidados, los que ya no quieren nada más saber de los temblores de la tierra, mucho menos de la temida palabra réplica.

Y acá estamos de cada lado del mundo con una angustia que no tiene forma, ni nombre. Miro el mapa quebrado, la placa tectónica levantada, que no piensa que hay una ciudad sobre su manto que alguna vez fue verde y ahora es asfalto. ¨Ya no quiero más temblores mamá, me duelen los pies, dice el niño mirando a la madre aterrorizada que filma el movimiento de una antena¨. Y nosotros que lo vemos dando play desde nuestra casa, nos aterramos, se globaliza la catástrofe, somos conscientes. La tierra es una y la población de la tierra es una, más allá de los límites y fronteras impuestos.

Terremoto1985 by Fundación UNAM
Terremoto1985 by Fundación UNAM
LA SOLIDARIDAD PARA SALVAR VIDAS

El terrible terremoto de 1985 mostró la enorme solidaridad de la población mexicana, que logró recatar 4000 mil personas de entre los escombros. Toda la gente salió a las calles para ayudar en la medida de sus posibilidades moviendo escombros en busca de víctimas atrapadas, preparando comida, donando medicinas, trasladando heridos en autos particulares. Esos días los mexicanos supieron que si el gobierno no cumplía con su obligación, basta la voluntad del pueblo para levantarse del peor de los horrores. Hoy se repite la tragedia y de su mano la solidaridad de un Pueblo. Fuerza México.

Infografía de portada (EFE)

Revista OZ

Romina R Silva es directora de Revista Oz, poeta, escritora, Lic. Comunicación Social UNLP. Conduce programa ¨Subite¨ en FM Nacional 95.5, coordina talleres de escritura creativa. es organizadora del Festival de Poesía en Lobos siendo parte del FIP.

Deja un comentario