Un Uruguayo en Buenos Aires: Mejor de Noche

en

De todas las experiencias que hasta ahora he tenido en Buenos Aires, una de las más increíbles, por su contexto, y porque como expresé en Facebook, ni en mis más febriles delirios me habría imaginado viviendo algo así siendo un recién llegado. Me refiero, por supuesto, a mi participación en un programa de televisión argentina.

Efectivamente. Así como lo leen. En la semana que fue del lunes 23 al viernes 27 de octubre estuve, en calidad de participante, en Mejor de Noche, programa emitido por Canal 9 de Argentina y producido por Kuarzo (que es, o era, Endemol), el cual es conducido por Leo Montero, y sale de lunes a viernes de 21:50 a 23:00.

Para quien no lo conozca, se trata de una adaptación del viejo formato de programas de preguntas y respuestas sobre cultura general, del tipo “Salven el Millón”, “¿Quién quiere ser millonario?”, o el clásico “Martini Pregunta” (también había uno conducido por Berugo Carámbula, cuyo nombre no recuerdo); en este caso, consiste en una ruleta gigante, alrededor de la cual se sitúa a 6 participantes a quienes se asigna una zona de la misma (por ejemplo entre colorado el 16 y negro el 23), y el participante en cuyo sector del juego caiga la bola debe responder una pregunta de cultura general, que puede ir desde Historia (Argentina o Universal) hasta Farándula, pasando por Geografía, Deporte, Arte (en todas sus disciplinas), Gastronomía, Religión, etc. Todos los días se va generando un pozo de dinero, que se puede llevar el participante al que le toque la Última Bola del juego de esa noche, que debe responder una pregunta. Tanto en esa Última Bola, como en las que se tiran de color blanco durante el programa, las preguntas son de múltiple opción (12) y existe la chance de reducir la cantidad de opciones dos veces (a 6 y a 3) con la correlativa disminución del dinero en juego.

Se trata de un programa ágil, entretenido, divertido, y que mantiene –un poco a contrapelo de la tendencia actual- el estilo de programas que, de alguna forma, buscan premiar el saber o la cultura general. Podría objetarse que lo hace mediante un formato mercantilizador, y que el show alrededor trivializa la cultura y el conocimiento… francamente, y con todo respeto, me parecen argumentos dignos de rancios sofistas.

En caso de que no se hayan percatado, se trata de uno de mis programas preferidos de la televisión argentina desde que llegué. Me corrijo: uno de mis POCOS programas preferidos.

MDN

Ahora, bien, una cosa es que sea un asiduo espectador y otra muy distinta que me haya pasado al otro lado de la pantalla. Supongo que los lectores se preguntarán cómo sucedió.

Nada más complicado que un mensaje de whatsapp y un casting. Aunque la historia es un poco más larga. Comencé a ver el programa a mediados de agosto. Una de esas noches que lo veía, y cuando ya tenía más o menos clara su dinámica, pasaron las formas de anotarse para participar del mismo. Una era mediante mensaje de whatsapp. La vez siguiente que lo hicieron tuve preparado el teléfono para registrar el contacto en el celular, y al otro día envíe el mensaje donde expresaba mi interés en ser participante. Pasaron dos, tres, cuatro días sin novedades y me olvidé por completo del asunto.

Al decimotercer día recibo un mensaje de Mejor de Noche. En el mismo decía que para participar había que ir un día a determinada dirección, entre ciertas horas, y hacer un casting que consistía en completar dos planillas y sacarse una foto. De las dos planillas, una era con información personal, y la otra una breve cuestionario de cultura general.

Salí del lugar dudando que me convocaran nuevamente. Es que del cuestionario, una vez que salí y pasó la euforia del momento, repasé mentalmente mis respuestas y me di cuenta que había fallado aproximadamente en la mitad: una en que la respuesta era Verdi y puse Mozart, otra de geometría, y varias de geografía e historia reciente Argentina. Mi esperanza era que las de geografía universal, historia regional, y literatura me salvaran; unido a que tuviesen la contemplación que siendo un recién llegado, mal podía saber cuál era la estación de trenes de no sé dónde diablos ni el nombre del Partido de Mar del Plata.
A esto se sumaban mis nada positivos antecedentes en Uruguay. Intenté participar tanto en “¿Quién quiere ser millonario?” cómo en “Salven el millón”, fracasando con total y absoluto éxito en ambos casos. En el primero, debo haber llamado unas 5 o 6 veces, contestando siempre bien la pregunta telefónica, pero esa era toda mi participación.

Enarbolando la ética de la derrota con entereza, me olvidé por completo del asunto, pero sin evitar imaginarme contestando en lugar de los participantes que veía semana tras semana, hasta que, una mañana, a principios de octubre, me llegó un mensaje de whatsapp de remitente desconocido. Era una productora del programa, preguntándome si tenía disponibilidad para estar en la semana del 23 al 27… Hay mensajes en la vida que son para responder sin reflexionar. Y éste era uno de ellos. Automáticamente dije que sí.

El resto es historia fresca y conocida. Y si no les resulta conocida, es ubicable por Youtube. En lo personal, aún me cuesta creerla del todo. En el poco tiempo que llevo acá en Buenos Aires, ya he participado en un programa de televisión, terminé de escribir mi segundo novela, he comenzado a escribir Teatro, amén de otra pequeña serie de logros y/u objetivos que he alcanzado o intentando alcanzar.

Sólo me resta expresar mi más hondo y puro agradecimiento a la producción de Mejor de Noche (especialmente a Paula), a las chicas de maquillaje y vestuario del Canal, a Leo, a Xoana; a Hugo, Sergio, Emanuel, Salomé y Mauricio, mis compañeros durante toda la semana; y mi familia, amig@s y conocid@s que me siguieron, apoyaron y alentaron, desde Montevideo, Rocha, Maldonado y Buenos Aires.
No crean esos infundados rumores de que se me subió la fama a la cabeza. Por más detalles, contacten con mi agente de prensa.

P.D: Mamá, te pido encarecidamente que no les creas a los buitres de la prensa de chimentos. Ya no sé cómo explicarte que con Xoana somos solo amigos.

Revista OZ

Rodrigo Tisnés es colaborador de Revista OZ, nació en Rocha, Uruguay, escritor, periodista, estudió ciencias políticas, coordina un taller literario en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la UBA.

Deja un comentario