Opinión: La favorita del año

en

Yorgos Lanthimos no es un nombre que se escuche seguido cuando se conversa sobre películas, sin embargo el director de cine y teatro griego ha estado haciendo algunas de las mejores películas de los últimos años con un estilo único y particular que lo destacan de la mayoría de sus colegas.  

Actualmente se encuentra recibiendo más atención que nunca debido a que su última producción, La Favorita, ha recibido diez nominaciones a los premios de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, y no dudo en decir que es la mejor de las películas nominadas al Oscar.

La historia se encuentra situada a principios del S. XVIII; Inglaterra se encuentra en guerra con Francia y la Reina Anne, delicada de salud, delega sus responsabilidades a su amiga Lady Sarah. La llegada de una nueva sirvienta llamada Abigail, prima de Sarah y dotada de talentos especiales, pone en peligro la posición privilegiada de Sarah.

La favorita
La favorita

El guion, escrito por Deborah Davis en 1998, se encuentra basado en la verdadera Ana Estuardo, Reina de Gran Bretaña e Irlanda, y la lucha de poder entre las tres mujeres mencionadas, traídas a la vida en todos sus matices por excelentes actuaciones por parte de Emma Stone, Olivia Colman y Rachael Weisz.

Lanthimos aprovecha las características de la historia para ir un paso más allá. En entrevistas ha dicho que debido a la prevalente mirada masculina que existe en el cine, generalmente las mujeres son retratadas como esposas y novias, siendo su contribución, intentar retratarlas complejas, hermosas y terroríficas, como seres humanos.

Esta intención se observa perfectamente debido a que las tres protagonistas son formidables, con todos los matices de su personalidad particular, permitiendo invertir los roles de género de forma orgánica y no de manera condescendiente como es visto muchas veces en grandes producciones.

La favorita con las actuaciones de Olivia Colman, Emma Stone, Rachel Weisz

Es dable destacar que se deja un gran espacio interpretativo, que permite leer la historia como un retrato de la dinámica de las relaciones patológicas y la corrupción de los sistemas de poder que no son controlados por otras entidades.

El guion se encuentra repleto de diálogos irreverentes que se sienten actuales, la dirección que varía entre tomas estáticas y paneos rápidos de cámara junto a una edición precisa crean un ritmo dinámico que no cede en ningún momento, lo cual puede ser un alivio para el espectador preocupado por la etiqueta “drama de época”.

La película fue fotografiada con lentes de gran angular que permiten apreciar cada detalle del diseño de producción, transmitiendo el carácter diminuto de los sujetos en estos ambientes opresivos. Los excelentes vestuarios y decorados, complementados con iluminación compuesta exclusivamente de luz natural, al mejor estilo Barry Lyndon, aumenta el realismo de época y hacen que nada se sienta fuera de lugar.

Si bien la banda sonora compuesta de música clásica es destacable y complementa bien cada escena, la película se luce en su diseño de sonido, el cual convierte los silencios y sonidos ambiente en un elemento subyacente atrapante, convirtiendo al espectador en parte del momento.

Escena de La favorita, Olivia Colman y Emma Stone

Lo único que realmente le crítico, a pesar de ser una decisión consciente del director, es el uso de angulares de 10 mm (conocidos como ojo de pez), que si bien otorgan un estilo único, parece que no cumplen ningún propósito narrativo aparente, por lo que terminan distrayendo.

Si bien las películas de Lanthimos pueden ser difíciles de ver para el espectador fácilmente impresionable, ya que lidian con temáticas delicadas de forma realista con un toque satírico retorcido y distante, es innegable que la dirección firme y manejo técnico experto, lo convierten en uno de los mejores directores de la actualidad.

Revista OZ

Lautaro Palacio es colaborador de Revista OZ, Lic. en Psicología, especialista en psicodiagnóstico. Cinéfilo.

(Visited 16 times, 1 visits today)

Deja un comentario