El dulce encanto de la memoria: María Elena Walsh

Estos muros, estas puertas, no son de mentiras son el alma nuestra,

Barco quieto, mirada interior, que viviendo hacemos igual que el amor.

Cuando leo estos versos de María Elena Walsh concluyo que son la mejor definición de amor y convivencia, sugieren el trayecto de la vida y en la quietud, nos dicen todo lo que tenemos cuando pensamos que no tenemos nada. Claro esa capacidad de decir y dar por sobrentendido, le permitió acceder a canciones infantiles. ¿Se acuerda? Manuelita la tortuga, El monoliso, El reino del revés, Canciones para mirar, Doña disparate y bambuco, El país de no me acuerdo y tantas. Todo en ella nos resulta familiar, reconozca que alguna vez  las cantó.

Nació en Ramos Mejía en 1930, en un caserón con fondo, plantas y gallinas, su papá Enrique tocaba el piano y era jefe de administración del Ferrocarril Oeste (ex New Western Railway of Buenos Aires). Sus abuelos ingleses llegaron al país en 1872 ; le enseñaron el valor de las tradiciones,  el candor y la fina timidez que llegaron a sus canciones.

Al morir su padre escribe el poema Otoño imperdonable 1947. Su obra es enorme y la sobrevive. Estuvo en Europa, fue elogiada por grandes poetas y por toda la prensa, sin embargo siempre fue la misma, tan querida, tan buena gente. Podía hacer sencillo todo y nos abría la cabeza en cada estrofa: una verdadera maestra de vida. Recuerdo  La vaca estudiosa (había una vez una vaca en la quebrada de Humahuaca) Humahuaca viene de Omahuaca, allí habitaron los omaguacas (hay otras versiones).En ese lugar se realizaron 14 combates, es muy histórico y el hito en la Guerra gaucha (la lucha de los gauchos contra los realistas) Una quebrada es un paso entre montañas, como un desfiladero. Nuestra quebrada de Humahuaca es patrimonio de la humanidad por la Unesco dadas sus características excepcionales.

Quebrada de Humahuaca, Jujuy, Argentina
Quebrada de Humahuaca, Jujuy, Argentina

Leopoldo Lugones escribió la obra La guerra gaucha y sobre él se hizo la película (1942) que dirigió nada menos que Lucas Demare y allí trabajaron Muiño, Magaña y Petrone. Lugones era socialista y amigo de José Ingenieros su seudónimo era Gil Paz. Tenía inclinación por el ocultismo y la Teosofía. Luego giró hacia un nacionalismo extremo (fascismo).Dirigió la biblioteca nacional de maestros. Allí donde iba desde Ramos Mejía la querida María Elena Walsh en su juventud. Ella muere un 10 de enero  de 2011 a los ochenta años.

Falleció de mi mano. La noche anterior me acerqué a acomodarle la cabeza. Ella me dijo: «Amorcito mío, aquí estamos». Me apretó la mano y lloró. Entonces yo le dije que tenía que descansar, que estábamos todas con ella. Éramos un grupito. Sara y tres chicas más. Ella nos llamaba el petit comité. Al otro día ya se despertó mal. Vino la médica y me dijo: «Se está yendo». Mariana Facio, sobrina de Sara Facio (pareja de Walsh).

Por el amor a esta tierra también luchó, con la pluma, y en cada estrofa nos representa, (como aquellos gauchos del norte) como hacen los poetas frente a las contradicciones que nos enrostra la vida.

Porque me duele si me quedo, pero me muero si me voy,

Por todo y a pesar de todo, mi amor, yo quiero vivir en vos

La memoria tiene un dulce encanto. ¿No le parece?

Revista OZ

Eduardo Agustín Gil es colaborador de Revista OZ, escribe la columna ¨El dulce encanto de la memoria¨. Profesor de Historia, Lic. en Educación de UNSAM, Master en Museología en España, escritor de obras de teatro, cine, cuentos y novelas.

Deja un comentario