El club de los melómanos: Michel Petrucciani

en

Fue gran pianista de un metro de altura. Llegó muy alto en el mundo del jazz. Sufría una enfermedad llamada osteogénesis imperfecta, no obstante desde la infancia se dedicó al estudio de la música, logrando gran repercusión entre los entendidos, por su gran técnica, y un estilo intimista y romántico.

Michel era un sucesor de Bill Evans. Tenía un gran uso del ritmo que manejaba con sutileza. La osteogénesis imperfecta se produce por un defecto genético. Estos genes afectan la producción de colágeno en el cuerpo, una proteína que se encarga de fortalecer los huesos.

Nació en Francia el 28 de diciembre de 1962 y murió en Nueva York el 16 de enero de 1999. Cuentan que de niño los familiares lo llevaban en brazos por su gran dificultad física. Estudió piano clásico pero su ídolo era Dizzy Gillespie y el saxofonista Lee Konitz. 

De adulto, sus manos alcanzaron un tamaño promedio, sin embargo para alcanzar los pedales tenía que utilizar artefactos especiales hechos para él.

Michel Petrucciani
Michel Petrucciani
LOS INICIOS DE PETRUCCIANI

A los 17 años graba su primer disco, al año siguiente inicia un trío. En 1982 viaja a California y se convierte en el pianista del saxofonista Charles Loyd. Consiguen un rotundo éxito. En 1985 comienza a grabar para el sello blue Note.

“El 22 de febrero de 1985, Lloyd entró en el escenario en el Town Hall de Nueva York con Petrucciani en sus brazos, y lo sentó en el taburete del piano, para lo que sería una noche histórica en la historia del jazz: el rodaje de Una Noche con Blue Note.”

“El director de la película, John Charles Jopson, recordaría más tarde en las notas de la re edición, que la escena lo conmovió hasta las lágrimas. El año siguiente actúa en Montreux en trío con Wayne Shorter y Jim Hall, encuentro que se publica bajo el título de “Power of Three”, uno de sus grandes discos”.

Además  incursionó en trabajos como “Music”, “Playground”, donde se aproxima a  la fusión eléctrica. Su último disco para Blue Note es un solo en homenaje a Duke Ellington, su musa inspiradora. También tocó con el gran Dizzy Gillespie y el saxofonista Lee Konitz.

En 1994 graba Marvellous en trío y añade un cuarteto de cuerdas. Sus últimos años de vida fueron de gran calidad. Tocó a dúo con el organista Eddy Louiss.

Se casó con la pianista Gilda Butta pero se separaron a los tres meses. Tuvo otras parejas y un hijo, Alexander, que heredó su enfermedad. En 1997 formó un grupo más grande, un sexteto.

Falleció a los 36 años por un cuadro  pulmonar derivado  de su enfermedad. Reposa en el cementerio del PèreLachaise (en París) junto a la tumba de Chopin. ¿Casualidad?

Revista OZ

Eduardo Agustín Gil es colaborador de Revista OZ, escribe la columna ¨El dulce encanto de la memoria¨. Profesor de Historia, Lic. en Educación de UNSAM, Master en Museología en España, escritor de obras de teatro, cine, cuentos y novelas.

Deja un comentario