Literatura: Hace 200 años nacía el poeta Walt Whitman

en

El 31 de mayo de 1819 nació Walt Whitman, autor prolífico y vanguardista que marcó a varias generaciones. Autor del famosísimo “Hojas de hierba”, aún hoy sigue latente y sus versos guardan una fuerza inaudita.

Un Jesús norteamericano. Así define el crítico literario Harold Bloom a Walt Whitman. Tal vez lo sea. Al menos en el terreno de la literatura. Sobran razones para afirmarlo. Pero empecemos por el principio de esta historia.

Walt Whitman nació en West Hills, un pequeño pueblo de Huntington en Long Island, Estados Unidos, en los albores del siglo XIX. Un día como hoy, pero no hoy de 1819.

Hace exactamente 200 años, su madre dio a luz al segundo hijo de los nueve que tuvo. Se llamó igual que su padre, Walter, pero de inmediato se lo nombró Walt.

Creció en una familia cuáquera que se mudó a Brooklyn cuando tenía cuatro años. Ese pasaje de pueblo a metrópoli, de campo a ciudad, es clave para leer su obra. A las once, al terminar sus estudios formales, empezó a escribir. Fue cuando salió a trabajar. Luego de ser empleado en una oficina de abogados, logró ingresar en el semanario The Patriot. Los versos le salieron instantáneos.

HOJAS DE HIERBA, UN FRONDOSO ÁRBOL POÉTICO

Para hablar de su literatura es necesario dar un título: Hojas de hierba. Sin dudas es su libro más conocido, pero también el más trabajado. Fue en 1855 la primera vez que se publicó, pero no quedó conforme. Año a año lo fue «engordando». Su vida puede leerse como la corrección y reescritura de aquel poemario. Cada reedición fue aumentada con más y más versos. La primera tuvo doce poemas; la última, cuarenta años después, reunió cuatrocientos.

Poema de Walt Whitman: NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

Revista OZ

Revista OZ es un magazine digital de información social, cultural, y de interés general. Tenemos un espíritu transformador sin fronteras. Email: contacto@revistaoz.com

(Visited 19 times, 1 visits today)

Deja un comentario