Poesía: Rima XIII de Gustavo Adolfo Bécquer

Compartir contenido Rima XIII Tu pupila es azul y cuando ríes su claridad suave me recuerda el trémulo fulgor de la mañana que en el mar se refleja. Tu pupila es azul y cuando lloras las trasparentes lágrimas en ella se me figuran gotas de rocío sobre una violeta. Tu pupila es azul y si…

Poesía: Mar y amor de Marilda Confortin

Compartir contenido MAR Y AMOR Sobre mar y amor, casi nada sé. Sólo sé lo que dicen los poetas: Que la luna los afecta, alucina. Que su olor contamina, apetece. Que la calmaría esconde misterios en la poesía. Que el ritmo de las olas yendo y viniendo, enloquece, rompe rocas, atormenta. Hay tormenta. Sé que…

Poesía: Unidad en ella de Vicente Aleixandre

Compartir contenido Unidad en ella Cuerpo feliz que fluye entre mis manos, rostro amado donde contemplo el mundo, donde graciosos pájaros se copian fugitivos, volando a la región donde nada se olvida.   Tu forma externa, diamante o rubí duro, brillo de un sol que entre mis manos deslumbra, cráter que me convoca con su…

Poesía ¨A veces, cuando la luz¨ de Lisel Mueller

Compartir contenido A VECES, CUANDO LA LUZ       A veces, cuando la luz incide en extraños ángulos y te devuelve a la infancia  deambulando por una mansión desvencijada totalmente oculta bajo viejos sauces  o un convento abandonado que guardan la cicuta y abetos gigantescos erguidos flanco a flanco,  de nuevo sabes que allende ese muro,…

Poesía en tiempos de crueldad de Gioconda Belli

Compartir contenido POESÍA EN TIEMPOS DE CRUELDAD En la noche una mujer se levanta de puntillas camina en la oscuridad hacia el balcón volcado sobre el cielo En la noche duerme el barrio a su lado Los sueños de los vecinos flotan sobre los tejados  las figuras de esperpentos y duendes se mezclan con los…

Poesía: La feminista de María Elena Walsh

Compartir contenido La feminista Sucede que ya no aguanto que en la calle me grités a la primera de cambio: “¡Tenías que ser mujer!” Soy mujer y me equivoco pero vos, ¿quién te creés? ¿Valentina la astronauta, Evita, sor Juana Inés? Sos el león de la Metro, mucha porra y poco rey. No me vengas…

Poesía: Autopsicografía de Fernando Pessoa

Compartir contenido Autopsicografía El poeta es un fingidor. Finge tan completamente que llega a fingir que es dolor el dolor que de veras siente. Y los que leen lo que escribe, en el dolor leído sienten bien, no los dos que él tuvo mas sólo el que ellos no tienen. Y así en los raíles…

Poesía de Miguel de Unamuno

Compartir contenido 1755 Aufait, se disait-il á lui meme, ilparait que mon destín est de mouñr en révant. STENDHAL, Le Rouge el le Noir, LXX, «La tranquilité».     Morir soñando, sí, mas si se sueña morir, la muerte es sueño; una ventana hacia el vacío; no soñar; nirvana; del tiempo al fin la eternidad…

Poesía: Los amorosos de Jaime Sabines

Compartir contenido Los amorosos callan. El amor es el silencio más fino, el más tembloroso, el más insoportable. Los amorosos buscan, los amorosos son los que abandonan, son los que cambian, los que olvidan. Su corazón les dice que nunca han de encontrar, no encuentran, buscan. Los amorosos andan como locos porque están solos, solos,…

Poesía: Yo amo el recuerdo de Charles Baudelaire

Compartir contenido Yo amo el recuerdo… Yo amo el recuerdo de esas épocas desnudas, en que Febo se complacía en dorar las estatuas, Cuando el hombre y la mujer en su agilidad gozaban sin mentira y sin ansiedad, y, el cielo amoroso acariciándoles el lomo, desplegaban la salud de su noble máquina. cibeles, entonces, fértil…

Poesía: Salvación de Alejandra Pizarnik

Compartir contenido   SALVACIÓN Se fuga la isla Y la muchacha vuelve a escalar el viento y a descubrir la muerte del pájaro profeta Ahora es el fuego sometido Ahora es la carne la hoja la piedra perdidos en la fuente del tormento como el navegante en el horror de la civilización que purifica la…

Poesía: Las causas de Jorge Luis Borges

Compartir contenido LAS CAUSAS Los ponientes y las generaciones. Los días y ninguno fue el primero. La frescura del agua en la garganta de Adán. El ordenado Paraíso. El ojo descifrando la tiniebla. El amor de los lobos en el alba. La palabra. El hexámetro. El espejo. La Torre de Babel y la soberbia. La…

Poesía: ¨Saqueo¨ de la poeta colombiana Piedad Bonnet

Compartir contenido Saqueo Como un depredador entraste en casa, rompiste los cristales, a piedra destruiste los espejos, pisaste el fuego que yo había encendido. Y sin embargo, el fuego sigue ardiendo. Un cristal me refleja dividida. Por mi ventana rota aún te veo. (Con tu cota y tu escudo me miras desde lejos). Y yo,…

Poesía: Memoria indolente de Enrique Molina

Compartir contenido MEMORIAL INDOLENTE 1 Es de ese hechizo que hablo De esas confluencias de fósforo de esos movimientos de la hierba más íntima bajo él roce de un ala De su poder y de su abismo de su gran tiara de llamas y de su corona baldía de prostituta y de sus ojos que…

Poesía: Amanecer de Norah Lange

Compartir contenido Amanecer   En el corazón de cada árbol se ha estremecido la medianoche. La noche se desmenuza en lenta procesión de niebla. Todas las tardes terminan su cansancio. Los letreros luminosos duermen el asombro de sus colores y anticipan la contemplación de cada pobre. En toda esquina vigila el sueño y es tu…

Poesía: Las muertes de Olga Orozco

Compartir contenido Las muertes . He aquí unos muertos cuyos huesos no blanqueará la lluvia, lápidas donde nunca ha resonado el golpe tormentoso de la piel del lagarto, inscripciones que nadie recorrerá encendiendo la luz de alguna lágrima; arena sin pisadas en todas las memorias. Son los muertos sin flores. No nos legaron cartas, ni…

Poesía ¨Cien sonetos de amor¨, Pablo Neruda

Compartir contenido Cien sonetos de amor Si no fuera porque tus ojos tienen color de luna, de día con arcilla, con trabajo, con fuego, y aprisionada tienes la agilidad del aire, si no fuera porque eres una semana de ámbar, si no fuera porque eres el momento amarillo en que el otoño sube por las…

Poesía: Canto a Rubén Darío del poeta venezolano Andrés Eloy Blanco

Compartir contenido CANTO A RUBÉN DARÍO He aquí que Cyrano de Bergerac traspasa de un salto el Pirineo: Cyrano está en su casa. Rubén Darío La selva colombina lo presintió. (¿Sería la selva el cisne negro y anunciador del día?). La selva colombina lo presintió; la rugiente de la selva presintió su venida. El temblor…