El dulce encanto de la memoria: Danubio

Compartir contenido “Yo sueño que estoy aquí de estas prisiones cargado, y soñé que en otro estado más lisonjero me vi. ¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.” Calderón…

El dulce encanto de la memoria: Barrio de tango

Compartir contenido                 Alguien dijo una vez  Que yo me fui de mi barrio,  ¿Cuándo? …¿pero cuándo?  Si siempre estoy llegando. Y si una vez me olvidé,  Las estrellas de la esquina de la casa de mi vieja  titilando como si fueran manos amigas,  Me dijeron: ¡gordo, gordo, quedate aquí!  ¡Quedate aquí!  Aníbal Troilo Troilo…

El dulce encanto de la memoria: Burros en la literatura y otras hierbas

Compartir contenido ¨Vive tranquilo, Platero. Yo te enterraré al pie del pino grande y redondo del huerto de la Piña, que a ti tanto te gusta¨. Juan Ramón Jiménez que escribiera esta obra Platero y yo obtuvo el premio Nobel en 1956. El protagonista es Platero, un borrico humanizado en la pluma de este español…

El dulce encanto de la memoria: Atahualpa Yupanqui

Compartir contenido “Yo nunca tuve tropilla, siempre he montado en ajeno…” Sí, es Atahualpa Yupanqui, (Don Ata) y en esos versos de su obra Milonga del peón de campo señala una protesta social: la del asalariado explotado. Atahualpa (es quechua y significa el ave de la fortuna, fue el último soberano Inca). Su nombre real…

El dulce encanto de la memoria: La ceguera

Compartir contenido Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas; Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar; el tiempo ha sido mi Demócrito. Esta penumbra es lenta y no duele; En estos versos Borges en Elogio de la sombra nos habla de Demócrito -significa elegido del pueblo- un estudioso de la magia y la astrología que…

El dulce encanto de la memoria: Pequeñas cosas

Compartir contenido  Y los bendijo, diciéndoles: «Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra”. Génesis Quizás estas líneas guarden todo el sentido de la vida humana en el planeta. Claro eso es subjetivo…

El dulce encanto de la memoria: Colonización

Compartir contenido Cristóbal miró a los indios y les dijo: -¡Mellamo Colón y vengo a colonizarlos! Un indio apoyado en un árbol mirando a su compañero le dice: ¡Menos mal que no se llama sodom! Supongo que a  esta altura usted tiene una posición tomada sobre la conquista y no vamos a hacer revisionismo. Si,…

El dulce encanto de la memoria: María Elena Walsh

Compartir contenido Estos muros, estas puertas, no son de mentiras son el alma nuestra, Barco quieto, mirada interior, que viviendo hacemos igual que el amor. Cuando leo estos versos de María Elena Walsh concluyo que son la mejor definición de amor y convivencia, sugieren el trayecto de la vida y en la quietud, nos dicen…

El dulce encanto de la memoria: Recordando

Compartir contenido Setenta balcones hay en esta casa, setenta balcones y ninguna flor. ¿A sus habitantes, Señor, qué les pasa? ¿Odian el perfume, odian el color? ¿Se acuerda no? El médico y poeta Baldomero Fernández Moreno, que escribía lindo y sencillo. Un tipo común que amaba el barrio Flores, hoy una calle lo recuerda en Parque Chacabuco. Usted…

El dulce encanto de la memoria: Mito

Compartir contenido ¨Solo en la ruta de mi destino…sin el amparo de tu mirar…¨ Esto que parece una sentencia filosófica es el primer verso de una canción hermosa del querido Carlos Gardel, además “no es bueno que el hombre este solo” le dijo Jehová a Adán y este agregó  “Esta es ahora hueso de mis…

El dulce encanto de la memoria: Premios Oscar

Compartir contenido El capitán del Titanic estaba en su camarote revisando los mapas cuando entra un marinero muy nervioso y le dice: -Mi capitán tengo dos noticias, una buena y otra mala. ¿Cuál prefiere? -Pues la verdad, mejor dame la buena porque hoy llevo un día horrible. -Nos van a dar nueve Oscars El cine…

El dulce encanto de la memoria: De Nobeles y pianistas

Compartir contenido -Buenas tardes señor, soy el afinador de pianos -Pero yo no lo he llamado -Ya, ya,me llamaron  sus vecinos… Piano viene del italiano y significa suave, es un apócope (achicar una palabra) de pianoforte, inventado hacia el 1700 por Bartolomé Cristofori y fue representativo del romanticismo musical se da a partir de 1820. Se los…

El dulce encanto de la memoria: Esculapio

Compartir contenido Esculapio es el Dios romano de la Medicina. El símbolo es la serpiente rodeando una vara, porque la serpiente (en las creencias antiguas) podía resucitar a las personas. Se aseguraba que era el Dios de las curaciones, y se le ofrecía un gallo cuando sanaba, de esto se desprende que Sócrates consideraba a…

El dulce encanto de la memoria: Mateo

Compartir contenido ¨Ven y sígueme¨. Mateo dejó todo y lo siguió. Así nos cuenta Marcos (el evangelista) como empezó ese singular vínculo de Mateo con Jesús. Era un recaudador de impuestos, una función desagradable para los judíos que pagaban a Roma. Mateo significa regalo de Dios, en hebreo y también le decían Leví. En francés es…

El dulce encanto de la memoria: ¡Que no te metan la mula!

Compartir contenido “Lo gritó a los cuatro vientos”, solían decir los abuelos cuando algo tomaba estado público. Algo así como Urbi et orbi para los romanos que significa a la ciudad y al mundo. Urbano, (de urbus) significa perteneciente a la ciudad. El urbanismo estudia y planifica la distribución de la población. Los que fomentaron…

El dulce encanto de la memoria: La milanesa

Compartir contenido Sin duda una de las comidas preferidas por los argentinos es la milanesa. Sobre su origen existen diversas hipótesis, sin embargo la verdad de la milanesa es todavía hoy, tema de investigación. En estas líneas le acercaremos al lector un poco de esa información, en fin, el ejercicio de hacer memoria. Tuvo su…

El dulce encanto de la memoria: ¡Síganme los buenos¡

Compartir contenido ¡Síganme los buenos¡ ¿Se acuerda de aquel personaje vestido de rojo que pretendía torpemente ser un superhéroe y que nos ganaba el corazón? A ese le siguió el Chavo. Su autor era Roberto Gómez Bolaños, pero le decían Chespirito. ¡Pocos recuerdan el porqué de ese sobrenombre! Dicen que un reconocido director le puso…